Imagina que mueres y al abrir los ojos no te encuentras con nubes, ni una puerta celestial, ni mucho menos sobre tu cabeza hay aureola alguna, si no que te encuentras en un mundo sacado de un comercial de Benetton, donde puedes comer helado a destajo, vivir en la casa...