Lo que de verdad importa no es una historia sobre el cáncer, habla sobre el marshmallow, no muestra a los niños llorando por una enfermedad, sino disfrutando al bailar la canción que se ha convertido en su himno de lucha y no le da énfasis en el sentimiento de derrota...