Migo siempre supo que su aldea tenía un objetivo, entregar hielo a los gigantes yaks que sostienen en sus hombros la montaña en la que se posa su aldea. Él nunca los ha visto, porque entre ellos y el pueblo existe un profundo mar de nubes, no obstante, todos saben que...