[Reseña] «La culpa»: El thriller imaginado

Película danesa y ópera prima de Gustav Möller, ganó el premio del público en el Festival de Sundance 2018 y otros galardones en los diversos festivales de cine por donde circuló. Ahora, desde el 9 de mayo está disponible en algunas de las salas del país.

Este thriller, protagonizado por Jakob Cedergren, nos permite en poco menos de 90 minutos, vivir la el turno de Asger, un polícia removido de sus funciones en la calle y relegado al servicio telefónico de emergencias. Al comienzo todo parece monótono y aburrido para él, hasta que recibe la llamada de una mujer aterrada que ha sido secuestrada. Frente a esto, Asger desplegará todas las estrategias que tiene a su alcance para salvarla.

A veces, no hace falta tener un gran presupuesto para hacer una buena película, pero sí siempre una buena historia. La culpa es uno de estos casos. Filmada enteramente en una locación, sólo ocupando una escala que va entre planos medios y primeros planos, siempre centrados en Asger – su personaje principal-, este thriller construye enteramente desde el fuera de campo la acción: es espectador tendrá la tarea de construir junto con Asger lo demás, dónde sucede la acción, cómo serán los personajes que la viven, etc.

Para que un filme como La culpa funcione, la apuesta más importante será la actuación, y ciertamente Cedegren logra una actuación sólida, que permitirá mantener la atención -y la tensión- en el espectador durante toda la cinta. Asger es un personaje complejo, del que al comienzo no entendemos sus objetivos ni con el que  empatizamos demasiado, pero a medida que avanzan los minutos, irá sacando a la superficie capas y más capas de de su personalidad que lo harán demostrar lo más profundo de su humanidad.

 

En cuanto a las decisiones estéticas, es el minimalismo la clave de toda la película: arte y fotografía alineados en la austeridad de la propuesta: ambientación e iluminación realistas y una escala de planos estrecha, para dar rienda al trabajo sonoro, que a través del dialogo construye toda la película.

Así, La culpa, es una película austera, pero intensa en lo emocional. A veces puede resultar tediosa, y en otros momentos angustiante. Ante todo, es una experiencia. Además cuenta con un gran guion. Recomendadisima para quienes gusten del género y de propuestas poco convencionales.

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password