[Reseña] «Godzilla II: Rey de los monstruos»: Lucha de gigantes

Con un historial de alrededor de treinta películas desde la primera aparición del popular dinosaurio en la pantalla grande en la Godzilla (o Gojira) de 1954, llega Godzilla II: Rey de los monstruos, secuela de la Godzilla norteamericana de 2014. Esta segunda parte, está dirigida por Michael Dougherty, y protagonizada por Millie Bobbie Brown, Kyle Chandler y Vera Farmiga.

Godzilla II: Rey de los monstruos  sigue los esfuerzos de los criptozoólogos de la agencia Monarca al verse enfrentados a un grupo de Titanes, tanto o más poderosos que el propio Godzilla, que pondrán en riesgo la existencia humana en la Tierra.

Esta -casi- trigésima película protagonizada por el dinosaurio gigante, posee varios elementos que la convierten en una versión bastante triunfadora dentro de su familia. En primer lugar, es una película entretenida. Cada secuencia funciona como un todo por sí misma, es tanta la fuerza de algunas de sus imágenes que es imposible no quedarse pegado mirando el espectáculo de luces y destrucción que pasa frente a nuestros ojos, lo que hace que se pase por alto el hecho de que muchas circunstancias resultan absurdas. Una cosa por la otra. Aunque no sea el mejor guion del mundo, sus cartas están en otro lado, y el resultado es satisfactorio. Además, otro punto interesante de esta entrega es su atmósfera  épica y solemne a la hora de presentar las escenas donde Godzilla entra en acción, algo que se crea también gracias a la excelente construcción del diseño sonoro de la cinta,  donde la música entra en los momentos correctos pasando por encima del sonido diegético, pero sin ser invasiva.

Por otro lado, puede que lo más débil esté en que en el centro de la película están los problemas familiares de sus personajes protagónicos, problemas que no son nada de interesantes y sí muy clichés, lo que genera que no se empatice tanto con este lado de la historia. Sin embargo, las actuaciones salvan la situación: tanto la joven Millie Bobbie Brown, como la madura y excelente Vera Farmiga, dan lo mejor de sí, haciendo que sus personajes al menos tengan matices. También, la actuación de Ken Watanabe resulta interesante, encarnando al científico Serizawa, un personaje que viene de la entrega anterior, pero que acá se convierte en una especie de homenaje  a su homónimo de la original japonesa de 1954.

Finalmente, después de una lista bien larga de películas con Godzilla, esta secuela queda bastante bien parada en relación con sus hermanas. Es una película ante todo divertida, con unos efectos visuales y sonoros increíbles, lo que la hace una excelente alternativa para verla en el cine y no en la comodidad de sus livings.

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password