[Reseña] «El Rey León»: Hakuna Matata es real

La nueva versión de la película homónima de animación del año 1994 de las ya clásicas películas musical es producidas por Walt Disney Pictures está dirigida por Jon Favreau y escrita por Jeff Nathanson (manteniendo casi un 95% del guion original). Cuenta con las voces de Donald Glover (Simba), Beyoncé (Nala), Seth Rogen (Pumba) y Billy Eichner (Timón) dentro de sus personajes principales.

Apenas dos meses después de estrenar un remake colorido (y extraño), de Aladdín, Disney apuesta completamente por lo seguro con El Rey León. Manteniendo intactos los rasgos de cada uno de los personajes a través de la técnica del fotorrealismo, el director Jon Favreau le cuenta a la audiencia exactamente la misma historia que vieron en 1994, haciendo los menores cambios posibles.

Desde que Disney dio inicio a la idea de rehacer todos sus clásicos a imagen real, muchos se han preguntado “¿para qué lo hacen?” Quizás es algo tan sencillo como “recordar al público por qué las amaron“. El Rey León es una de las películas más populares, por lo que pareciera que no deseaban otra cosa que atraer a nuevos fans que, por alguna razón, podrían negarse a ver el film original (aunque no entendamos por qué).

El Rey León cuenta la historia de Simba (interpretado por Donald Glover como adulto, y por J.D. McCray como niño), quien desde que es un cachorro es preparado para ser rey por su padre Mufasa (James Earl Jones). Cuando Mufasa muere a manos de su malvado hermano Scar (Chiwetel Ejiofor), se culpa a Simba y el príncipe huye. Para restablecer la paz en las tierras del orgullo, Simba debe dejar atrás el pasado y encontrar la fuerza interior que necesita para tomar su lugar como rey.

Durante la película, algunos momentos son diferentes, una trama secundaria para la hiena Shenzi (que a ratos nos da miedo, interpretada por Florence Kasumba, de Black Panther) que involucra una guerra entre hienas y leones, donde esta vez las hienas no son presentadas como soldados fascistas obedientes sin inteligencia propia; en cambio, son una comunidad marginada molesta por el dominio de los leones sobre las tierras que deberían ser suyas. Habría sido interesante ver más esos temas. Sin embargo, la película necesitaba seguir tanto los momentos y acontecimientos del film original, que deja sin resolución la historia de las hienas. Los que, sin embargo, y una vez más, se llevan todas nuestras sonrisas y ganas de que tengan mayor protagonismo son Timón (Billy Eichner) y Pumba (Seth Rogen), dado que a pesar de la historia, son los que tienen la mayor cantidad de diálogos nuevos. Ellos son el mejor ejemplo de aquello en lo que la película debería haberse centrado: personajes familiares con un toque más moderno.

“¿A quién le importa realmente la historia, cuando la tecnología es tan asombrosa?”

Como explicó Favreau en el estreno, en la nueva versión de El Rey León usaron casi todas las tecnologías de vanguardia, incluyendo realidad virtual, y el resultado es la película de este tipo más fotorrealista que jamás ha existido, superando incluso lo que hizo con su anterior remake de El libro de la selva. Y es que Baloo se veía real, pero Simba parece estar listo para saltar fuera de la pantalla hacia la audiencia.

Finalmente, independientemente de su contenido y desarrollo, El Rey León es probablemente la película más hermosa realizada en los últimos 25 años, digna de ser vista en la pantalla más grande posible. En ocasiones, no sientes que estás viendo una historia de ficción, sino uno de los muchos documentales de la naturaleza de Disney o National Geographic.

___

Por Rena Rock


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password