Escrito por Carrasco, Alexander

6 marzo, 2020

[Reseña] “El Reemplazante”: tan real que duele

Desde el 18 de octubre del año pasado, Chile no es el mismo. Una gran cantidad de problemáticas sociales han salido aún más a flote, dejando constancia de la increíble y reprochable desconexión de la realidad del país de parte de aquellos que no lo vieron venir. Muchas fueron las señales e incluso a través de la música, la poesía y los medios audiovisuales es posible conocer un poco más acerca de aquella incómoda realidad que por años se intentó ocultar detrás de un país próspero y en vías de desarrollo, pero que al parecer alcanzó solo para unos pocos. Una de las producciones que se ha reconocido como icono dentro del retrato de los conflictos sociales del país es El reemplazante, serie creada por el entonces estudiante de periodismo Javier Bertossi, su profesor de taller de guión Ignacio Arnold y el productor, director y guionista Nimrod Amitai. La producción alcanzó a estrenar dos temporadas hasta su inexplicable cancelación.

reseña de el reemplazante

La serie cuenta la historia de Carlos Valdivia (Iván Álvarez de Araya), un ingeniero exitoso dentro del mundo empresarial que llevado por su ambición realiza una arriesgada jugada financiera que lleva la empresa en la cual trabaja a grandes pérdidas, por lo cual es despedido y no solo eso, debe pasar tres meses en la cárcel. Al salir, Carlos vuelve a vivir a San Miguel con su familia y llega a trabajar como reemplazo de profesor de matemáticas al colegio en el cual por años su padre fue inspector, el Príncipe Carlos, donde se verá enfrentado a las grandes problemáticas que conlleva trabajar en un colegio vulnerable en una zona “conflictiva” y a un grupo de estudiantes que – como bien dice el opening a cargo de la cantante Ana Tijoux- desde que nacieron conocieron la necesidad. Todo esto hará que la vida de Carlos de un vuelco radical, tras este baño de realidad al cual se ve enfrentado.

Uno de los aspectos más destacados de El reemplazante es el retrato de la realidad de sus protagonistas, el cual es muy certero y no cae en la típica caricatura de otras producciones nacionales al momento de proponer personajes con una situación socioeconómica precaria. Se percibe que hubo una gran investigación de fondo y por sobretodo respeto hacia las personas se pueden ver identificadas en los personajes. En esa línea, podemos afirmar que la dirección de arte es impecable, el diseño de los espacios donde se realizó la filmación cumplen por completo en contextualizar al espectador y casi no hay objetos fuera de lugar, prácticamente todo va en función de presentar la mayor cantidad de realidad posible. Por ejemplo, tenemos la casa donde vive Carlos y su papá, la cual es sencillamente la típica casa de una familia denominada “clase media” en Chile, probablemente en más de una ocasión la mayoría de nosotros hemos estado en una casa con dichas características. Por otro lado tenemos la casa de Maicol, uno de los estudiantes del Príncipe Carlos que a su vez es uno de los personajes principales de la serie; en la cual se logra apreciar la precariedad en la que él y su hermana pequeña viven día a día, pero como se mencionó anteriormente, se nota que hay respeto y no se pretende estigmatizar a las personas de escasos recursos.

Así, tal como a lo largo de las dos temporadas de la serie podemos ver una muestra sobre la vida en las poblaciones vulnerables de Santiago, se plasma también la crisis educacional que arrastra el país desde hace años. Recordemos que la serie fue lanzada en 2012, justo un año después de la gran movilización estudiantil a nivel nacional de 2011, por lo que el tema se encontraba en gran vigencia. De esta forma, la producción se hace cargo de la situación y nos muestra una realidad bastante desalentadora, la de aquellos colegios en los que se encuentran los estudiantes que sobran dentro del modelo educacional chileno y cuya única opción es ser retenidos en el colegio hasta terminar cuarto medio, con el fin de intentar evitar que los jóvenes “estén en la calle” consumiendo drogas o delinquiendo. Si bien con la llegada de Carlos y el trabajo en conjunto con Ana, la profesora de artes visuales interpretada por Blanca Lewin, se abre cierta ventana de esperanza, sin embargo, como también se demuestra en la serie, sobretodo durante la segunda temporada, sin cambios estructurales al sistema, esta realidad sigue cobrando sus víctimas en los jóvenes de este tipo de establecimientos educacionales. También es necesario mencionar que se abordan otras problemáticas como la inmigración, xenofobia, homofobia y tráfico de drogas dentro de los colegios en zonas de riesgo social.

Finalmente, vale destacar el gran trabajo en el guión y la construcción de los personajes, nuevamente podemos apreciar una investigación bien realizada. Las actuaciones son buenísimas e incluso, algunos y algunas estudiantes del Centro educativo Ochagavia de Pedro Aguirre Cerda- lugar donde se filmó gran parte de la serie- participaron como extras y en personajes menores. Dentro de los personajes más destacados de la producción tenemos al protagonista Carlos, interpretado por Iván Álvarez de Araya, actor que logró de buena manera reflejar el cambio que experimenta Charly (como lo llaman sus estudiantes) a lo largo de ambas temporadas, lo cual, incluso,lo llevó a ganar un premio Altazor. Otro personaje interesante es Claudio (Gastón Salgado), un líder narcotraficante de la población donde viven algunos estudiantes. A pesar de que este personaje podría ser considerado una especie de antagonista, gracias al carisma que posee y la excelente actuación de Salgado, resulta difícil no generar una relación de amor y odio con el personaje.

reseña de el reemplazante

Siguiendo con las actuaciones, no podíamos dejar fuera a la principal pareja amorosa dentro del Principe Carlos, Flavia y Maicol, interpretados por Karla Melo y Sebastián Ayala respectivamente. Flavia es una joven que vive solamente con su madre y a pesar de la inmadurez propia de la edad resulta ser una persona super fuerte, empática cuando tiene que serlo e inteligente. Por lo demás nos regala unos cuantos momentos bastante divertidos que sin duda están en la memoria de quienes ya vieron El reemplazante. Por su parte Maicol, durante la primera temporada al menos, vive con su hermana pequeña Victoria, más conocida como “la Toyita” y su madre, una mujer con graves problemas de alcoholismo. Maicol es el vivo ejemplo de aquellos jóvenes en riesgo social que ven interrumpida por las circunstancias de su vida su niñez y deben hacerse cargo de situaciones complejas desde muy temprana edad, una realidad vivida por muchos niños y niñas que crecen en una constante vulneración de sus derechos y cuyo futuro no es para nada alentador.No obstante, en el caso de Maicol, a pesar de exponerse en ciertos momentos a problemas de gran envergadura, desde la llegada de Charly al colegio y gracias a su relación con Flavia, cuenta con algunas redes de apoyo, situación que lamentablemente no suele ser una constante en la vida real.

Sin más que agregar, no queda más que recomendar El reemplazante, sin duda una de las mejores producciones audiovisuales que se han hecho en nuestro país, cuyas dos temporadas se encuentran disponibles en su totalidad en el servicio de streaming Netflix, aunque es necesario advertir que al terminar la segunda temporada es inevitable quedar con ganas de que hubiese una tercera. Y por último, durante los primeros días del denominado “estallido social” Karla Melo y Sebastián Ayala compartieron en redes sociales un breve video caracterizando a Flavia y Maicol haciendo una pequeña alusión a lo que ocurre en el país y lo que hubiese pasado con sus personajes en este contexto.

___

Por Alexander Carrasco Concha

 


 

Comenta y Comparte este articulo en Redes Sociales

PROXIMAMENTE

teinvitoalcine

twitter

teinvitoalcine

teinvitoalcine

contacto

Próximos Estrenos

cine

Síguenos en Instagram

instagram

Te puede interesar…

Más contenido…

Suscribete a nuestro Boletín de Noticias

¿Quieres conocer primero que todos/as nuestras noticias y concursos? 

Ingresa tu correo y recibe nuestras últimas novedades

Te haz suscrito correctamente...