[Reseña] «Contra lo imposible»: Competencia y amistad sobre ruedas

De la mano del director James Mangold (Logan) y con actuación de los galardonados Matt Damon (The Martian) y Christian Bale (trilogía Batman), llega a las pantallas nacionales Contra lo Imposible (Ford vs. Ferrari), una historia basada en hechos reales y que no tiene nada que envidiarle a las muy actuales Rápidos y Furiosos.

La nueva película de Mangold, cuenta la historia de la ya mencionada competencia entre Ford y Ferrari a mediados de los 60’s, cuando el titán de fabricación estadounidense se enfrentó a la clásica marca italiana. A pesar de su tamaño, Ford no era exactamente una potencia de carreras, con una marca que recordaba los viajes familiares por carretera más que las carreras de resistencia francesas. Para tener una oportunidad en el circuito de 24 horas, la corporación estadounidense trajo a dos leyendas del automovilismo, Carroll Shelby (Matt Damon) y Ken Miles (Christian Bale), para ayudarlos a tomar el título europeo. Aquí está la verdadera historia detrás de Ford vs Ferrari.

La historia está llena de famosas rivalidades. La mayoría proviene de una toma de poder o un orgullo herido; algunas son una combinación de los dos, sin embargo, las mejores relaciones contenciosas son las que crean los cuentos más legendarios. En este caso, la historia de cómo Henry Ford II intentó adquirir Ferrari en 1962, lo que provocó una disputa de casi una década entre él y Enzo Ferrari. Después de que el acuerdo comercial salió mal, la reacción del testarudo y egoísta titán automotriz norteamericano fue gastar $25 millones de dólares en miles de horas de ingeniería para vengar su orgullo. Para Ford eso significa vencer a Ferrari en una de las carreras más prestigiosas del mundo, las “24 horas de Le Mans”, la que históricamente había sido dominada por el potro de Ferrari.

En pantalla pasamos entre motores y pruebas de pista, carreras a toda velocidad y una cámara que nos lleva desde la orilla del circuito, hasta el asiento del piloto. No nos deja indiferentes el sonido y la sensación de aceleración que provoca ver maniobrar a Ken Miles, quien después de la guerra, llega desde Inglaterra a tratar de conquistar su pasión, las carreras de alta velocidad, como Daytona o NASCAR, desde su taller mecánico que se encuentra en quiebra. Lo acompaña Carroll Shelby, un instructor de vuelo de la Segunda Guerra Mundial que se convirtió en granjero de pollos para luego ser piloto de carreras y famoso constructor de automóviles legendarios y cuya figura era más grande que la vida en el mundo de los automóviles deportivos y las carreras durante la segunda mitad del siglo XX. Shelby era conocido por su enorme magnetismo personal, como un hombre de grandes ideas, sin mucha paciencia para los detalles y que es muy bien representado por Damon en la pantalla.

Una película rápida y dinámica, de carreras emocionantes que funcionan como soporte dramático, gatillantes de conflictos y llena de humor negro. De valores e individuos extraordinarios, nos hace recordar lo común que nos resulta de la cultura estadounidense esa tensión dramática entre individuos y grupos sociales tan presente en esa época (y ahora también). Donde los villanos no son tanto los rivales de Ferrari, sino la estructura organizacional de Ford que financia el proyecto, pero intenta refrenar a estos tipos apasionados y libres.

La película se estrena en nuestro país, este jueves 5 de diciembre (sí, estamos en diciembre), con una duración de 152 minutos que no se sentirán para nada desde sus asientos.

___

Por Rena Rock


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password