[Reseña] «Brightburn, hijo de la oscuridad»: siniestros nuevos aires para las historias de superhéroes

¿Qué sucedería si un ser llegado de otro planeta con increíbles dones y poderes se volviera en contra de los humanos?. La respuesta a esta pregunta, la cual sin duda no quisiéramos comprobar por nuestra cuenta se responde en Brightburn, hijo de la oscuridad, dirigida por David Yarovesky y producida por el reconocido James Gunn, esta película de terror, suspenso y ciencia ficción, nos trae el tópico del origen de superhéroe, pero con una visión renovada y oscura.

reseña brightburn, james gunn, elizabeth banks

Los Breyer, Tori (Elizabeth Banks) y Kyle (David Denman), viven en su granja en el tranquilo pueblo de Brightburn, Kansas y su mayor deseo es tener un hijo, lo cual no logran conseguir. Todo cambia para ellos cuando un día les cae uno del cielo en las cercanías de su hogar en una nave, directo desde otro planeta. Ellos deciden adoptar al niño caído llamándolo Brandon (Jackson A. Dunn), un chico tranquilo e inteligente hasta que al cumplir los doce años comienza a escuchar voces que le dicen que haga cosas, descubriendo así lo especial que es y poderes que no sabía que tenía. Reconociéndose a sí mismo como un ser superior, Brandon se vuelve cada vez más maligno en la medida que desarrolla sus habilidades.

Sin duda la premisa que se plantea en Brightburn, hijo de la oscuridad es sumamente interesante así como la forma en que se va planteando la historia. Si bien, se producen ciertos vacíos durante el desarrollo de la trama en distintas situaciones que no se profundizan causando extrañeza en el espectador. Pasan a ser detalles menores gracias a un ritmo narrativo dinámico que permite mantener la tensión constante en la medida que va avanzando la cinta y Brandon va volviéndose cada vez más malvado. Por otro lado, la película probablemente no causa suficiente terror, lo que se compensa en cierto modo con el bien logrado suspenso, que mantiene por largos pasajes al público en un estado de constante expectación.

reseña brightburn, james gunn, critica

Los efectos visuales no son notoriamente sobresalientes, pero cumplen de buena forma y a pesar de no contar con el presupuesto de grandes producciones dentro de esta área, tienen bastantes cosas que destacar en ciertas secuencias cuando Brandon deja fluir sus poderes. Pasando a las interpretaciones, Jackson A. Dunn, el joven actor encargado de interpretar a esta especie de Superman siniestro, nos brinda una performance bastante correcta, reflejando el tránsito del personaje durante el curso de la cinta, en la medida que va descubriendo sus habilidades y las va utilizando con fines maliciosos. Por su parte, el resto del reparto completa de buena manera otorgando actuaciones convincentes y bien realizadas.

Para finalizar, mencionar que Brightburn, hijo de la oscuridad cuenta con una duración bastante óptima para su desarrollo, extendiéndose por una hora y treinta minutos aproximadamente. Aún cuando se mencionó que hubo secuencias que no se profundizaron, probablemente dilatar más la cinta habría afectado a la dinámica y a la tensión que se produce por el ritmo en el que suceden los hechos dentro de la película. Además, el final está muy bien logrado y deja una agradable sensación sobre el global de la producción.

Es por lo anterior, que te recomendamos Brightburn, hijo de la oscuridad, una interesante alternativa para los fanáticos tanto del cine de superhéroes como el suspenso y la ciencia ficción, una nueva interpretación de un popular y reconocido tópico, que te mantendrá al borde del asiento de principio a fin.

 

Por Alexander Carrasco Concha

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password