[Reseña] «Mr. Robot» 4ta y última temporada: el cierre de una serie a la perfección

A fines del 2019 finalizó la aclamada serie Mr. Robot, historia protagonizada por el ganador del Oscar Rami Malek (Bohemian Rhapsody), quien encarna a Elliot, y su co-protagonista es Christian Slater, el encargado de dar vida a Mr. Robot.  

En su cuarta y última temporada, la serie dirigida por Sam Esmail no defraudó; con un guion totalmente sorprendente y dinámico dio cierre a la historia del joven programador y hacker

Coyunturas, conflictos y suspenso tuvo cada capítulo de la cuarta temporada. Cada acción que exhibió Esmail está totalmente justificada para enlazar el relato. Tanto así que al término de cada episodio uno quedaba con las ganas de ver de inmediato el próximo para conocer qué sucedería con el deseo de Elliot: derrocar el plan surrealista de White Rose/Zhang y el Grupo Deus.

Elliot y Mr. Robot

La meta máxima de Elliot era darle su merecido a los poderosos, quienes se hacían multimillonarios bajo la explotación y con negocios sucios. Además de vengar la muerte de personas cercanas a su entorno. 

Pero en Mr. Robot no se exponen solamente historias hackers, sino que también se aborda los problemas mentales, los que nacen generalmente a partir de un trauma en algún momento de la vida, y que suelen ser renegados, profundamente escondidos. 

En el episodio 7 “Proxy Authentication Required”, y en el que Rotten Tomatoes lo calificó con la puntuación máxima, un 10, se revela el detonante de la personalidad múltiple de Elliot, además de su ansiedad social y su depresión. Un capítulo totalmente impresionante que te mantiene expectante desde su inicio, con una fotografía maravillosa y una estética totalmente teatral, además de estar regido por cinco actos que, en su desenlace, tienen un sentido trascendental. Un guion envolvente y magistral.

Las actuaciones de todo el elenco de Mr. Robot es envidiable. Las más destacables son de BD Wong (White Rose/Zhang), Christian Slater (Mr. Robot), Rami Malek (Elliot) y Carly Chaikin (Darlene). Realmente se tomaron en serio cada personificación, sobretodo entre Elliot y Darlene, donde vemos una hermandad inquebrantable y una complicidad absoluta. 

Darlene y Elliot

El guion es atrapante, Esmail logra desarrollar de forma atractiva una historia que para algunos -quizá- pueda sonar aburrida. Pero para nada. Mr. Robot es una serie que desde su primera temporada se desarrolla de excelente manera, haciéndote pensar en teorías en todo momento (eso sí, ha sido una serie algo subvalorada). 

Además, puedes anhelar de algún modo que sucedan esos tipos de hackeos masivos hacia los poderosos de la vida real, resonando en la mente «Anonymous». Solo que en Mr. Robot hay historias más personalizadas e íntimas, abordando problemas de drogas, personalidad, crimen, entre otras cosas, pero nada fuera de la realidad.

La fotografía, la estética y la banda sonora o soundtrack se cohesionan a la perfección con el argumento. Todo en conjunto hace vivenciar o explorar un sinfín de emociones, adentrándose en las vivencias de los personajes. 

El desenlace de Mr. Robot, en su último episodio, fue totalmente llenador y satisfactorio. El cerrar una serie es muy difícil, sobretodo si ha tenido capítulos buenísimos en todas sus temporadas. El no defraudar a las y los seguidores es un tarea compleja, pero para Sam Esmail pareciera que no. 

Esmail entregó un final totalmente emocionante, donde uno logra conectarse de lleno con Elliot y donde pueden caer algunas lágrimas o sentir cierta tristeza; quedando el mensaje hacia lo necesario que es trabajar en torno a la salud mental de las personas, porque si no existe un tratamiento todo puede empeorar y hundirte profundamente hasta aislarte.

 

Puedes ver el tráiler subtitulado de la 4ta temporada aquí: 

 

 


 

Comenta con tu cuenta de Facebook:

1 Comment

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password