Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Escrito por Sebastián Sánchez

23 septiembre, 2022

Blade Runner: Black Lotus | Review: un esfuerzo contraproducente

Blade Runner Black Lotus Review

Blade Runner: Black Lotus es la primera serie basada en el universo de Blade Runner y el segundo acercamiento de la franquicia al anime. La producción creada en alianza entre Crunchyroll y Adult Swim, se desarrolla en el espacio temporal entre las dos películas y se encuentra en exclusiva en HBO Max desde marzo pasado.

Blade Runner Black Lotus Review
Captura de Blade Runner: Black Lotus | Disponible en HBO Max

Una joven despierta desconcertada, mientras descubre que se encuentra en un vehículo en movimiento. No tiene recuerdos, pero sí unas mortíferas habilidades. Decidida a comprender lo que la llevó hasta allí, emprende una travesía para unir las piezas de su borroso pasado. ¿Las únicas pistas? Un extraño dispositivo de almacenamiento de datos y el tatuaje de un loto negro en su hombro derecho.

El formato invitaba a pensar que la propuesta podría servir como apertura para la expansión del universo de Blade Runner. Por un lado, tenía más espacio para explorar de manera acabada temáticas existenciales, al contar con mayor tiempo efectivo para desarrollarlas. Por otro lado, suponía una posibilidad de extensión de la dimensión visual de la franquicia, gracias al ilimitado potencial de la animación. Lamentablemente, Blade Runner: Black Lotus es incapaz de capitalizar estas oportunidades, tropezando continuamente con su pobre ejecución argumental y estética.

Reseña de Blade Runner Black Lotus
Captura de Blade Runner: Black Lotus

La flaqueza más significativa del proyecto recae en su radical cambio de enfoque. Blade Runner: Black Lotus se articula en torno a la acción, dejando la arista introspectiva en un segundo plano. No solo hay tardanza a la hora de desarrollar algún tipo de reflexión, sino que hay una manifiesta falta de profundidad e innovación para exponer ideas. Conforme avanzan los episodios se hace aún más palpable la pobre construcción de personajes que, con la excepción de Niander Wallace Jr., son incapaces de sostenerse por sí mismos.

Una concepción visual obsoleta

Uno de los elementos más distintivos de la franquicia es su depurada estética. Blade Runner es sinónimo de secuencias de memorable atractivo visual y de una de las construcciones de universo más detalladas de la historia del cine. Si a lo anterior se le sumaba el notable trabajo de la, hasta ese entonces, única incursión en el anime con el corto Blade Runner: Black Out 2022 (2017), las expectativas en torno al desempeño de la animación estaban por las nubes.

Escena de Blade Runner Black Lotus
Captura de Blade Runner: Black Lotus

Lamentablemente, la serie queda extremadamente corta en el apartado visual. La animación en 3D flaquea en todos los aspectos, con excepción del diseño de los exteriores, donde sí logra capturar las formas, colores y melancólica esencia. Por lo demás, los espacios cerrados y especialmente los personajes, parecen ser producto de un cruce entre el stop-motion y los gráficos de un videojuego de principios de siglo.

Te puede interesar: Se confirma la trilogía de reinicio de The Strangers

Blade Runner: Black Lotus está más cercana a ser el recuento de las secuencias cinemáticas de un videojuego, que una serie de anime. La antiestética animación y el tono excesivamente explicativo en torno al cual se desenvuelve la trama, terminan por mancillar al, hasta ese entonces, impoluto registro de producciones relacionadas al universo de Blade Runner.

Revisa el tráiler oficial de Blade Runner: Black Lotus:

Más contenido…