Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Escrito por Te Invito al Cine

26 enero, 2017

«Vivir de Noche»: Affleck director

Las películas que ha ido trabajando Ben Affleck detrás de cámara han revelado a una persona que está demostrando un estilo personal y muy bien marcado, por otra parte nos muestra a un director inquieto que se mueve por diferentes estilos sin perder el pulso, es decir, un director que poco a poco va creciendo e instalando un buen nombre a seguir considerando para próximas películas (lo cual nos permite confiar de sobremanera en su próxima incursión en «el caballero de la noche»).

El bueno de Ben

Después de Argo (2012), Ben Affleck se vuelve a sumergir en un historia de época, en esta oportunidad los gangster de los años 30, donde la Ley Seca permitió a muchos mafiosos posicionarse en las calles de USA aprovechando la venta ilegal de alcohol. Pero no es un ascenso y caída como nos han contado millones de veces; en esta oportunidad tenemos un criminal de poca monta que lo mueven otros intereses, no roba solo pensando en hacerse rico, no es ladrón porque la vida no le dio otras oportunidades, el personaje de Ben disfruta lo que es, le gusta ser el malo y quiere surgir pero bajo sus propias reglas. Algo que queda muy claro en una escena donde reniega de convertirse en gángster pero no duda en trabajar con uno si esto le permite cumplir sus objetivos. Affleck sabe el material que tiene entre manos y se da el lujo de dejar que las situaciones respiren, no está apurado en contarnos la historia pero tampoco deja que esta se duerma, avanza a su ritmo pero siempre entregándonos información, siempre pudiendo disfrutar de las situaciones en pantalla. El director sabe que la época gangster es muy atractiva y cinematográfica, se aprovecha y se agradece.

La vida de noche

Donde la película empieza a notar ciertos bajones es al lograr enfrascar varias historias en una sola, se tocan varios temas desde el momento que el protagonista (también interpretado por Affleck) decide mudarse a una nueva ciudad para ser el nuevo jefe-administrador de un negocio con la venta ilegal de alcohol, y así hablamos del Ku Klux Klan, los falsos predicadores, la familia, las luchas de poder y sobre todo el amor. Afectando en parte una situación un tanto episódica en el avanzar de la historia, son capítulos de un libro que si la historia no es atractiva en su interior puede pasar más desapercibida y molestar al metraje más que aportar. Un tema que afecta un poco en las intenciones de Ben Afflack para con su personaje, donde a veces vemos al tipo de jefe que quiere llegar a ser, pero en otras donde crece motivado por el amor propio y el amor a su mujer, las intenciones del personaje cambian y nos dejan algo incompletos respecto a lo que podíamos ver.

Propio de todas las películas de Ben desde su buena ópera prima Gone Baby Gone (2007), Affleck ha demostrado oficio y técnica; una muy buena iluminación, uso de planos, y el ritmo interno se mueve de una forma envidiable para muchos directores de su misma edad; Ben Affleck ha ido aprendiendo y se nota, aunque quizá por cosas como las nombradas anteriormente, Vivir de Noche no sea su mejor película, pero sí que está sobre la media.

En todo caso, estas falencias se tapan un tanto gracias a que la película tiene un desfile de muy buenos actores, que engrandecen con sus aportes y le entregan un alto nivel al film, lo que igual, lamentablemente, destaca una de las críticas que ha tenido la película en su recorrido internacional. La actuación de Ben como el protagonista no es de destacar, posiblemente en manos de un actor de más categoría se podría haber sentido de mucha mejor manera la transformación que este va sufriendo (y que gracias al avance episódico no logra ser tanto) y el sentir frente a lo que sucede, pero si bien, no termina de opacar el resultado final, se siente un poco su cojera en ese aspecto.

Finalmente el otro punto que no permite que Vivir de Noche sea un gran 10, es el exceso del final. Al querer dar punto final a todas las historias termina complicando un cierre más redondo, otorgando demasiados finales y quizá muy apresurados todos a una película que a su ritmo perfectamente se podría haber ido dando en el transcurso de la última media hora para que el toque final «a lo bautizo del Padrino», no quedara como una situación más al conjunto, pero que al final (y al igual que con la actuación de Affleck) el conjunto tiene más peso que sobre estas situaciones puntuales, lo que termina entregándonos un film de alta calidad y buen disfrute.

___

Por Enzo Destefani

 

 

 

 

Te puede interesar….

Más contenido…