Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Escrito por Te Invito al Cine

26 octubre, 2017

Thor: Ragnarok: el retorno del dios

Se acerca el estreno de Thor: Ragnarok y no queda más que pensar que Thor nunca ha sido el vengador más querido por el público. A nivel de cómics nunca se llevó las preferencias y sus películas individuales en el MCU nunca lograron llamar mayormente la atención; más allá de todo lo que su paso por la pantalla grande significaba. En realidad, lo único que lograba darle algo de peso al personaje eran dos motivos: por un lado un Chris Hemsworth que sin ser un gran actor lograba hacer suyo el personaje (además de ganarse algunos buenos votos femeninos) y, por el otro, quizás el único gran villano que ha tenido toda la saga Marvel hasta el momento, el Loki de Tom Hiddleston.

Pero el MCU, que si bien ha tenido más dulces que de agraz, ha sabido siempre encontrar la ruta para reencantar y reactivar un interés que se podía estar perdiendo, además de que siempre busca sorprender al espectador en cada una de sus películas. Por lo mismo, Thor: Ragnarok no es la excepción a esta regla y vuelve a poner al personaje en la órbita de los fanáticos.

Hulk, Thor, Valkiria y Loki en Thor Ragnarok

Cuando Shakespeare conoció las teleseries

A las anteriores entregas del “Dios del Trueno” siempre se le buscó dar ese giro épico que tanto le fascinaba al novel escritor inglés; las luchas familiares, el poder corrompido, las envidias en secreto, pugnas familiares. Pero las películas se acercaban más al “ser o no ser” que a los temas preferidos de Shakespeare y nos encontrábamos con un intento de majestuosidad que le quedaba —aunque pareciera raro— un poco incómodo al personaje.

Te puede interesar: estas son todas las series del MCU que estrenará Disney+

Y en eso llegó la primera Vengadores y nos dimos cuenta que el bis cómico le quedaba muy bien al dios de los risos de oro, pero que lo volvió a perder en su segunda incursión en solitario por ese tono épico. Pero llegó el 2017 y con él, el Ragnarok de los dioses nórdicos, lo que le trajo un completo lavado de cara al personaje y nos encontramos con su mejor entrega de lo que lleva en acción desde su primer filme. Tuvo que llegar un director foráneo como Taika Waititi (director de la muy recomendable Lo que esconden las sombras) para entender realmente lo que necesitaba Thor. Y tenemos ante nuestros ojos 130 minutos de risa y acción para disfrutar.

Una historia bien contada

Ahora, nuestro título no es casual. La lucha de poderes sigue, los problemas familiares se mantienen; pero olvídense de esa gravedad, estamos ante una auténtica teleserie venezolana (con mucho mayor presupuesto, claro está): la hija exiliada que vuelve a casa a recuperar lo que es suyo sin medir consecuencias. El uso y abuso del chiste corto que no da cabida al espectador para aburrirse.

Todo está ahí. Bien envuelto, bien empaquetado y entregado en un tono ligero con el cual se le puede perdonar la baja de acción que tiene respecto a otras películas del Universo Marvel, sobre todo teniendo al increíble Hulk en su mejor versión gracias a la reminiscencia que hacen a la saga Planeta Hulk, lo que permite una integración bastante armoniosa del personaje verde, retomando sus características que lo hacen odiable y querible al mismo tiempo y consolidando aún más esa extraña amistad que forman los vengadores más fuertes del grupo.

Te puede interesar: reseña sin spoilers de Avengers: Infinity War

Por lo tanto, si crees que veremos sangre a borbotones (bueno, con Marvel nunca ha corrido mucha sangre que digamos), los primeros 45 minutos te ofrecen un baja cantidad de acción, lo cual puede llenar de ansiedad a algunos y sentir que la película sufre en cuanto a ritmo; pero se suple con una historia bien contada, que no apresura, pero que tampoco es tediosa y que abusa del humor como fuente de gran relevancia.

Hulk en Thor Ragnarok

Los excesos

Y podemos decir humor hasta decir basta, porque realmente lo usa. Y si bien nunca llega a molestar, quizá le hace perder efectividad en momentos donde se espera otra emoción, donde si la épica tenía que formar parte de los fotogramas, y al final termina afectando a todo el conjunto porque la película busca llegar a esos momentos de humor. Es así como, por ejemplo, (no es spoiler porque lo vimos en los tráilers) la destrucción de Mjolnir, el gran arma de Thor, merecía más dramatismo al momento de ser destruido y dolor, pero ya fue.

Ojo, eso no quiere decir que la comedia se comió a Thor: Ragnarok, porque igualmente tenemos ese viaje del héroe en peligro y que todas sus situaciones externas reflejan la búsqueda del ser interior, intentando comprender en el camino quién es él y cuál es su verdadero poder; de qué forma puede sortear el peligro que significa Hela, la diosa de la muerte (una correcta, como siempre, Cate Blanchett). ¿Es Thor el dios del trueno o el dios del martillo? Un aspecto interesante que se emparenta un poco con lo sucedido en Iron Man 3, donde Tony buscaba la respuesta a si era algo más debajo del traje del hombre de hierro.

Pildoritas

Solo un par de detalles. Es sabido por todos la aparición de Doctor Strange en el filme, pero no se entusiasmen, es solo eso, una aparición. Entretenida, un muy buen momento de la película, pero nada influyente (porque el rol que desempeña es casi para que se conozcan, lo que hace acá Doctor Strange se podría haber resuelto de otra manera y a nadie le habría extrañado). Si bien existe un “interés amoroso” por parte de Thor, no pasa de eso y se agradece. Con todo lo que nos gusta Natalie Portman, no se extraña para nada y Thor deja atrás lo simplón. Como en todas las películas Marvel, buenos actores en papeles completamente desechables y perdidos, como Karl Urban en la piel del ejecutor, pero también otros que aprovechan bastante su minutos en escena como Jeff Goldblum en el papel del Grandmaster. Bien ahí Waititi.

Ya para cerrar, Thor: Rangnarok entre excelentes efectos y la siempre necesaria participación de Stan Lee, te entrega risa y buenos momentos de tensión (más allá de lo dicho en las líneas anteriores). Elevando su nivel de “Cool” gracias a una música que le da un tono retro a lo épico e imágenes que te traspasan y te hacen participar de lo que sienten, piensan y viven los personajes.

Ideal para toda la semana, para desestresarse y viajar por dos horas, que quizá nos ayude a —como le sucede a Thor— encontrarnos con nosotros mismos, con mucho, pero mucho humor de por medio.

___

Enzo Destefani Espinosa

Tráiler de Thor: Ragnarok:

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

Te puede interesar….

Más contenido…

INICIO

PORTADA CINE

PELÍCULAS

SERIES

NOTICIAS

l

ENTREVISTAS