Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Escrito por Te Invito Al Cine

1 febrero, 2018

The Post: Las noticias que nos merecemos

Reconociendo y viendo la realidad de nuestro país a día de hoy, resulta curioso ver una película como The Post (Steven Spielberg, 2018); donde la información extraida por los diarios tiende a estar siempre en duda debido a la por momentos dudosa línea editorial de los mismos donde se suele siempre cargar a un lado de la balanza dependiendo de los intereses políticos de algunas personas de nuestro país. Resulta curioso porque la historia nos enfrenta a la osadía que tuvieron los diarios norteamericanos de la época de Nixon para sacar a la luz una verdad que golpeaba directamente los intereses políticos de la casa blanca, intereses relacionados a la guerra de Vietnam que es una de las más grandes manchas de la historia del país vecino en contra de sus propios ciudadanos ya que atentaba contra la triste realidad de una guerra que siempre se supo que se perdería. Y solo con esta pequeña introducción ya podemos dar cuenta de un periodismo que se piensa casi utópico para estos tiempos, donde si bien hemos conocido de realidades que nos perjudican socialmente como los casos cascada, las colusiones o el caso Penta, nunca se ha logrado ir más allá del punto informativo y la defensa contra la libertqad de prensa o las noticias que nos merecemos como ciudadnos, no terminan siendo más que solo un punto anécdotico  en el año.

 

La claridad de un grande

Para cerrar nuestro primer párrafo, no deja de ser curioso que una película venida desde el otro lado del continente nos juzgue como espectadores y nos haga analizar que falta en nuestra periodismo para que haya más fuerzas en aquellos casos que le interesan a nuestra sociedad. Lo que no es curioso, es que esto se logra gracias a un Spielberg en estado de gracia. El veterano (pero más activo que nunca) director nos demuestra una vez más porque es uno de los grandes del cine, porque su nombre está escrito con letras de oro en el tiempo que lleva deleitándonos el séptimo arte. Steven Spielberg lleva con mano firme una historia que aparte de no abandonarnos en ningún momento debido a un ritmo endiablado (jamás sentirás las más de dos horas de duración), unas actuaciones que cumplen a cabalidad y una calidad técnica que desde el arte hasta la cinematografía nos quiere recordar ese cine de los setenta que aparte de ser un gran cine, nunca olvidaba su dualidad entre contar una buena historia y dejar un mensaje que jamás debemos olvidar. Ahí tenemos grandes casos como Todos los hombres del presidente (Alan Pakula, 1974), de la cual The Post podría ser su perfecta precuela (incluso con una escena final que se conecta con el clásico de los setenta). Vemos en The Post a un Spielberg involucrado en lo que está contando, este nos es solamente el director de clásicos palomiteros como Jurasick Park (1993) o ET (1982); este es el Spielberg de La lista de Schindler (1993), de Munich (2005) donde sabe el material que tiene entre manos y no piensa desaprovecharlo por nada.

Un gran equipo

Ya hemos destacado que la película es grande por si sola gracias a la mano de su director, pero lo que logra que sea un punto alto en la filmografía de lo que va del año es un equipo actoral en estado de gracias, partiendo por dos monstruos como son Tom Hanks y Meryl Streep, donde ya está dicho que la segunda no hace más que aparecer en los créditos para que la nominen a un Oscar, o sea, su actuación cumple a cabalidades y es una buena candidata pero igual en beneficio de las nuevas generaciones también hubieron otras portentosas actuaciones femeninas en lo que fue del año 2017. Pero nada que alegar, Meryl Streep es el 50% del filme junto a su gran acompañante que tampoco hubiera sido rara su nominación, Tom Hanks lleva el filme a ese espíritu que necesitamos para saber que el “bien” visto como la existencia de una presa libre triunfará sobre el mal (los políticos y sus secretos, el silenciar la verdad a la ciudadanía). El equipo de secundarios no se queda atrás y todos cumplen en sus papeles desde algo tan pequeño como la hija del personaje de Hanks vendiendo limonada en un momento clave del film como los encargados de querer vender el diario dirigido por Streep. Con el apunte de la hija que vende limonada, aquellos que se acerquen a las salas de cine a ver la película encontrarán que dentro de todo un momento histórico para el periodismo norteamericano, Spielberg (amparado por los guionistas Liz Hannah y Hosh Singer) logran meter cuotas de humor en los textos que engrandecen el relato que jamás restan y que permiten seguir disfrutando de este gran filme político.

 

Solo diremos, jamás se arrepentirá de esta experiencia cinematográfica mientras esperamos el siguiente estreno de Steven Spielberg que lo devuelve al cine 100% palomita y eso, también se agradece.

——

por Enzo Destefani

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

Te puede interesar….

Más contenido…