Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Escrito por Te Invito al Cine

1 marzo, 2017

«Sola contra el poder»: Cuando el fin justifica los medios

Todo hay que decirlo, Miss Sloane (John Madden, 2016) -o Sola contra el poder, como se conoce en nuestro país a la película en cuestión- es un film realizado al servicio de Jessica Chastain, hoy por hoy una de las mejores actrices que nos está entregando Hollywood. Y esta no duda en darle una vitalidad a una historia, que quizá con otra persona, no podría haber impresionado e incluso, podríamos estar hablando de una película muy distinta.

Cuando la estrella brilla

Y sí, otra película porque toda la historia y los personajes que pululan por la pantalla están al servicio de Chastain para que haga y deshaga con un personaje que fácilmente podría haber caído en el ridículo y la sobreactuación, porque sí, la película es entretenida pero se da la licencia de manejar unos hilos demasiado delgados para poder creer ciertas cosas que se van dando, incluso abusando por momentos de la confianza del espectador. Pero ahí está nuevamente Chastain para salvar el día y hacernos sentir que la película es mejor de lo que podemos creer. Reconozco haber caído ante la actuación y belleza de la actriz protagonista, que pasa por una cantidad de emociones que te convencen a cada instante, pero con el pasar de los días y el reposo necesario para escribir estas líneas podemos entender que las trampas están ahí –por muy bien ocultas- y necesitas de ese respiro para dar la real calificación a lo que hemos visto.

Más allá del cine

No voy a desmerecer el trabajo del resto del equipo, todos cumplen en sus respectivos papeles y la máquina creada por John Madden funciona como reloj para ir avanzando paso a paso en la historia. Una que nos gustaría ver en Chile, un film que se atreva a sacar los trapos sucios de senadores, diputados y empresarios para trabajar con las leyes que después terminan perjudicando a la población. No es un secreto el trabajo que realizan los lobbistas en los pasillos para que se apruebe o rechace una ley, pero la carnaza que por momentos se puede vivir tienen una presión tal que obligan a considerar otros factores de los cuales el personaje de Chastain debe sentir que tiene el completo control de todo lo que sucede. Una mujer, que por momentos llega a ser un personaje demasiado increíble como para ser cierto, pero que existen y muchas veces nos deja con heridas a quienes menos tenemos voz en esto.

Estados Unidos sabe hacer cine político y se atreve con clase, una película digna del legado que ha dejado ‘House of Cards’, entrando en los pasillos donde el país se mueve donde podemos ver ciertas fisuras en las tramas y motivaciones de los personajes, pero que se disfruta de principio a fin, gracias a un buen trabajo de su director.

___

Por Enzo Destefani

 

 

 

 

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

Más contenido…