Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Escrito por Te Invito Al Cine

17 febrero, 2020

[Reseña] “Una Guerra Brillante”: Ideas, trabajo y ego eléctrico

Los espíritus cinéfilos agradecemos a Edison por ser uno de los mayores propulsores del cine. Pero su fama de héroe estadounidense no compensa su comportamiento cruel y competitivo con todo lo ocurrido a finales del siglo XIX.

Thomas Edison y George Westinghouse, compiten -este último junto a Nikolai Tesla- para crear un sistema sustentable de electricidad y poder comercializarlo a todos los Estados Unidos en lo que se conoce como la “guerra de las corrientes”. Esta historia es la base de Una Guerra Brillante, del director Alfonso Gómez-Rejón (Yo, Él y Raquel, ganadora de Sundance en 2015), la cual desarrolla la rivalidad entre ambos personajes en la década de 1880, luchando por el control del incipiente mercado de la generación y distribución de energía eléctrica.

La película tiene como protagonista a Benedict Cumberbatch (¡amado!), quien ya tiene experiencia actuando como personaje histórico mundial (en 2014 interpretó a Alan Turing en Código Enigma). Cumberbatch se enfrenta aquí con otros dos magníficos actores: Michael Shannon (99 Homes -2014-), quien interpreta a George Westinghouse y Nicholas Hoult (Tolkien -2019-), como Tesla.

El ritmo de Una Guerra Brillante es dinámico, comenzando el relato entre penumbras y terminando con bellas recreaciones de la feria mundial de Chicago (1892). Este episodio poco conocido en la historia de Estados Unidos enfrentó a estos tres grandes en una lucha por conseguir las licitaciones para iluminar (textualmente) el territorio de Estados Unidos. La estrategia narrativa de Gómez-Rejón es esta: comienza por informar al público los pormenores de esta guerra con una eficiencia que a cualquiera le quita el agote de ver una biopic. Una vez que ha conseguido interesarnos con su ritmo, se permite pasearnos por la competencia y el fin mayor que son el reconocimiento y las ganancias monetarias. En este, que es el clímax de la película, todo explota con luz. No son sólo las bombillas de Westinghouse y Edison lo que brilla, no es sólo la actuación, es el arte completo de la película, el de sobreponer y hacer música con las imágenes, introducirnos en el sentir de la cabeza de Edison, Tesla y el primer hombre que fue electrocutado en una silla eléctrica. Una Guerra Brillante ofrece a Edison el lugar que merece en la historia del arte. Y lo hace con luz y movimiento, con fotografía y montaje, con magníficas actuaciones.

Es una lástima que el comportamiento sexual de Harvey Weinstein haya sacado esta película de su corrida comercial e incluso de premios mayores. Recordemos que la película estaba pensada para ser estrenada en 2017 bajo el sello de The Weinstein Company, siendo todo aplazado por las acusaciones de delitos sexuales contra el ex co-director de la compañía.

A pesar de esta mala jugada, tenemos la oportunidad de disfrutar de este entretenido y hermoso homenaje de luz que Gómez-Rejón regala a la pantalla, con un montaje y fotografía que resultan hermosos de ver, cortes transversales dentro de las casas o las fábricas o el poder sentir cómo la corriente ilumina las bombillas eléctricas, ese es definitivamente el trabajo que se agradece. La imagen de esta nueva obra recuerda a Martin Scorsese, productor ejecutivo de la película. Scorsese se ha dado a la tarea de proteger a Gómez-Rejón, quien ha aprendido a explotar la poética de su maestro.

La película se estrena este jueves 20 en salas nacionales, para mayores de 14 años y con una duración de 107 minutos.

___

Por Rena Rock

 


 

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

Te puede interesar….

Más contenido…