Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Escrito por Te Invito al Cine

20 febrero, 2020

[Reseña] «The Donkey King»: Política en versión animada desde Pakistán

Es evidente que The Donkey King, película de comedia animada de Aziz Jindani, está haciendo un gran negocio desde su debut en festivales internacionales, lo que causó cierta expectación en redes sociales entre el público entusiasmado con la sátira política. Después de esto, la película animada más cara de Pakistán se estrenó a finales del 2018.

La película está ambientada en el Reino de Azadnagar, que está poblado por animales antropomórficos. La jerarquía del reino refleja roles animales socialmente construidos. El rey es un feroz león alfa, Badshah Khan (Ghulam Mohiuddin), y su asesora de confianza es una zorra, conocida por su astucia, la señorita Fitna (Hina Dilpazeer). En la parte inferior de la estructura social están los burros, uno de los cuales es el protagonista: Jan Mangu (Jan Rambo), un lavandero que durante toda la película recibe burlas por ser tonto y solo suficientemente bueno como transportar cosas. Cuando el viejo rey, Badshah Khan, decide renunciar y darle el trono a su hijo, Shahzada Khan (Adeel Hashmi), la señorita Fitna lo desaconseja para evitar caos en el reino, ya que el príncipe es un mocoso malcriado, obsesionado con su presencia en las redes sociales (MUY millennial), sugiriendo introducir un sistema democrático (nunca visto en esta selva). El rey finalmente acepta la recomendación y se celebran elecciones entre los dos candidatos, el príncipe Shahzada y Mangu el lavandero, donde inesperadamente Mangu gana. La historia sigue el viaje histérico (sí, histérico y a veces impredecible o poco coherente) de Mangu encontrándose como candidato, ganando las elecciones y luego luchando como el líder de Azadnagar.

La película es estrictamente graciosa, para quienes logren desglosar, en sus diálogos y analogías, los sistemas económicos y de políticas mundiales, su crítica del sistema democrático, cómo elegimos a nuestros líderes, cómo las personas incompetentes encuentran su camino hacia la cima y cómo los políticos se quedan en el poder por más tiempo del necesario. Toma una foto a los medios, burlándose de ellos por cómo las noticias manipulan a los espectadores. Además de algunos momentos tontos, no vemos cómo la película pueda ser dirigida para los niños, ya que el ritmo de esta tampoco es ad-hoc a un público que sea poco tolerante.

Pese a todo lo anterior, podemos destacar la animación, la cual, a pesar de ser sencilla, posee una cantidad increíble de atención al detalle en las vestimentas, lo que definitivamente ha establecido un punto de referencia más alto para las películas animadas en Pakistán. Hay que advertir que la película está doblada al español y que -obviamente- no hay muchas cosas en común, en términos de cultura popular, que el público pueda asociar con Pakistán. Algo que se ha destacado y alabado mucho internacionalmente es la música, compuesta y producida especialmente para el film y que está a nuestro alcance solo en versiones en inglés (en YouTube o páginas especializadas). A pesar de estar compuesta como muchas canciones orientales, los ritmos divertidos dan ganas de bailar, los coros son súper pegadizos (modificados y probablemente simplificados en español) y quedan sonando en nuestros oídos luego de salir de la función.

La película se estrena este jueves 20 en salas nacionales y, para nuestro pesar, solo en versiones dobladas.

___

Por Rena Rock


 


 

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

Más contenido…