Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Escrito por Cristopher Ahumada Lazo

21 octubre, 2021

Duna | Review: la inquietante épica visual de Villeneuve

DUNA

Una experiencia inmersiva, visualmente atrapante y menos compleja en sus representaciones es lo que propone Denis Villeneuve en su último estreno. Te invitamos a leer nuestra review de Duna, el reciente trabajo del realizador canadiense detrás de La llegada y Sicario.

Basada en la novela de Frank Herbert, uno de los relatos fundamentales de la ciencia ficción, Duna se sitúa en el año 10191. Por orden imperial, Paul Atreides (Timothée Chalamet), un joven heredero de una familia noble, debe trasladarse junto a su padre Leto (Oscar Isaac) y su madre Jessica (Rebecca Ferguson) al planeta Arrakis (Duna). Allí, en esas peligrosas y desérticas tierras, tienen como mandato hacerse cargo de la explotación de la sustancia más valiosa del universo, la “especia”; mientras se enfrentan a una trama de traiciones, política, guerra y supervivencia.

Duna Timothée Chalamet
Timothée Chalamet como Paul Atreides

La película, que ha sido concebida como la primera parte de dos entregas, cuenta con un reparto estelar y diverso. Zendaya, Javier Bardem, Jason Momoa, Charlotte Rampling y Stellan Skarsgård son parte del proyecto.

Sonido y fotografía: una fusión envolvente

Denis Villeneuve demuestra nuevamente su capacidad de generar una estética propia para los mundos que crea y de darle una belleza oscura e inquietante al universo, que aquí alcanza una envolvente manifestación visual.

La cinematografía en manos de Greig Fraser —ganador del Emmy por The Mandalorian—, la banda sonora a cargo del premiado Hans Zimmer —destaca sobre todo la pieza Bene Gesserit— y los logros técnicos de la mezcla de sonido ayudan a propiciar ese resultado.

El peso de esta película recae en su visualidad. Una atmósfera nubosa y un imaginario propio generado para las particularidades del sistema creado por Frank Herbert, que exige desde batallas hasta gusanos gigantes. Y que antes, en 1984, había tenido una primera versión cinematográfica hecha por David Lynch. El cineasta, eso sí, rehúye de ella porque el resultado fue reducido a menos de la mitad de su metraje.

Película Duna
Gusanos gigantes de Duna

La imagen y sus representaciones

Es interesante cómo Denis Villeneuve le otorga una significación a lo que compone con la imagen. Primero, los paisajes naturales acercan el universo de Duna al mundo que habitamos. Así, por ejemplo, el rodaje de los extensos desiertos se situó en Jordania. “Para capturar la vida necesitas realidad”, explicó el cineasta.

En segundo lugar, los planetas y los personajes son presentados con una estética —basada en las descripciones del libro— que induce a una mirada editorial. ¿Qué representa cada uno? Arrakis es una tierra poderosa, hostil y de tonos marrones. Los Atreides, liderados por Paul (Chalamet) y sus padres, son humanos pulcros, esbeltos, de piel diáfana y ojos cautivantes. Por el contrario, el líder de los Harkonnen (Stellan Skarsgård) luce jorobado, calvo y con trajes oscuros, dándole la connotación antagónica principalmente por su apariencia física.

Te puede interesar: Review de El último duelo

Lynch, con una estética de colores fuertes y una visión más tecnológica de estos mundos, había generado contrastes aún más fuertes en las representaciones de sus personajes.

Discursos que aportan y que faltan

Es cierto que Duna, tal como plantea la novela, da cuenta de la escasez de agua. También de la invasión a un pueblo y de “la guerra que se extiende como fuego insaciable”. En ese contexto, puede ser leída como un aporte a la reflexión de los tiempos que vivimos. Pero, ¿profundiza en esas temáticas o solo las enuncia?

Duna
Reparto de Duna

Aunque el metraje se extiende por pausados 155 minutos, el resultado se siente, a ratos, muy en la superficie. Tiene material para ser una película más política, más explícita y para tomar una postura mayor frente a los discursos que pretende evidenciar o defender.

Villeneuve también hizo una apuesta por generar una versión menos masculinizada de esta historia. Cambió de género a uno de los personajes (Liet-Kynes), comenzó a delinear la orden femenina Bene Gesserit y le dio más valor al rol de Lady Jessica (Ferguson). Sin embargo, el filme no escapa de esa construcción en que las mujeres son mostradas como roles menos relevantes en un mundo dominado por hombres, escondiendo sus enormes capacidades.

Bajo el tópico narrativo del “elegido” (Chalamet), Duna recurre a la entrega constante de información a través de los diálogos, a coreografiar muchas de sus secuencias y a no profundizar necesariamente en la psicología de sus personajes. Eso reduce el espacio interpretativo para actores y actrices. Sin embargo, Timothée Chalamet luce acertado como la elección de Paul Atreides. Rebecca Ferguson, en tanto, cautiva con su expresión, instalándose por sobre un reparto en el que algunos roles tienen escasos minutos en pantalla.

A continuación, te invitamos a ver el trailer de Duna:

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

Más contenido…