Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Escrito por Sebastián Sánchez

26 agosto, 2022

Depredador: La Presa | Review: volviendo a lo que funciona

Depredador La Presa - Review

A 35 años del estreno del clásico de culto Depredador (1987), los populares cazadores intergalácticos regresan en Depredador: La Presa (2022). A fines del mes pasado y principios de este respectivamente, la quinta entrega de la saga llegó en exclusiva a Hulu para Estados Unidos y Star+ para Latinoamérica, convirtiéndose rápidamente en el contenido original más visto en la historia de ambas plataformas.

Amber Midthunder en Depredador La Presa
Amber Midthunder como Naru en Depredador: La Presa | Star+

El nuevo depredador, en una versión más rudimentaria, aterriza en la Norteamérica del siglo XVIII. En paralelo, Naru (Amber Midthunder), una joven comanche que desea convertirse en cazadora da con el rastro del mortífero alienígena. En su afán por probar su valía a sí misma y a su tribu, Naru intenta dar caza al desconocido ser, sin imaginar que se convertirá en la presa del cazador extraterrestre.

Vuelta a las raíces

Después de la desastrosa The Predator (2018) la franquicia estaba obligada a enderezar el rumbo. En una acertada labor de selección, 20th Century Studios puso a cargo de la nueva entrega a Dan Trachtenberg, quien ya había hecho un notable trabajo de reinvención con otra popular franquicia en 10 Cloverfiled Lane (2016).

El depredador y sus presas vuelven a encontrarse en terreno salvaje, tal como sucedía en el clásico de 1987. A diferencia de las últimas dos entregas de la saga, Depredador: La Presa rehúye a la sobrecarga y expansividad, abrazando la sencillez de la fórmula original de Depredador. Se vuelve a enfatizar en el manejo de la naturaleza que, aunque muchas veces se ve lastrado por un desacertado uso del CGI, ayuda a resaltar la recuperación del elemento de supervivencia como eje central de la historia.

Una apuesta arriesgada

A pesar de ser una película de corte comercial, con la inclinación incondicional hacia el entretenimiento que estas requieren, la película sigue una ruta poco convencional. No hay riesgos sustanciales en el fondo, pero sí en las formas. Trachtenberg reformula y, aun a riesgo de proponer una historia excesivamente contemplativa, se atreve a prescindir por muchos momentos del diálogo y hasta del sonido. Incluso, tomándose el atrevimiento de articular gran parte de los intercambios entre los personajes en comanche.

Reseña de Depredador La Presa
Captura de Depredador: La Presa | Star+

Así, el sigilo vuelve a ser parte fundamental, especialmente en la previa a unas secuencias de acción que, en otra controvertida decisión, tardan bastante en llegar, por lo menos para los estándares modernos del género. En un intento por elevar gradualmente la tensión y la sensación de amenaza, Trachtenberg juega con la inminencia de la aparición del coleccionista de cráneos, dilatando su primer enfrentamiento con la protagonista hasta ya pasada la mitad del metraje.

A estos riesgos a la hora de elaborar el relato se le suma la elección de un reducido grupo de personajes, interpretados por actores primerizos o con poca experiencia. Midthunder, en su primera gran experiencia protagonizando, cumple con la difícil tarea de moverse entre el esfuerzo cinético de las secuencias de acción y la fluctuación emocional de un personaje que está en pleno proceso de maduración, valiéndose casi íntegramente de expresiones faciales y corporales.

Depredador: La Presa logra condensar los intereses particulares del director con las directrices básicas de una película de estudio, alejándose de lo que venía presentando la franquicia y el género de acción en general. Lejos de ser rupturista, tiene un espíritu mucho más arriesgado que el de unos ejecutivos que por alguna inexplicable razón la privaron del estreno en salas.

A continuación puedes ver el tráiler de Depredador: La Presa:

Te puede interesar….

Más contenido…