Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Escrito por Constanza Yáñez

15 abril, 2020

Top 10 de las mejores películas de drama (2000-2019)

En medio de días de encierro, sabemos que pueden ser eternos y aburridos. Pero si no tienes nada que ver, aquí puedes tienes un listado de las mejores películas dramáticas desde la década del 2000 a la actualidad. Faltan muchas en la lista, pero estas fueron las que consideramos:

10. Tres anuncios por un crimen (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, 2017) 

Mildred Hayes (Frances McDormand) es una madre que presiona a la policía de Missouri para que hallen al responsable del asesinato de su hija, quien también fue violada. Tras meses sin respuesta, decide arrendar tres grandes anuncios publicitarios con un fuerte mensaje: “Violada mientras moría ¿Aún no hay arrestos? ¿Por qué, jefe Willoughby (Woody Harrelson)?”.

El filme de Martin McDonagh destaca por la actuación de Frances McDormand, quien por ese rol ganó el Oscar a mejor actriz en 2018. Y cómo no si transmite todo ese sentimiento de ira, dolor e impotencia, pero también perseverancia por descubrir al asesino y violador de su hija adolescente. Además de la osadía que tiene al interpelar al jefe de policía, quien es respetado por todo el pueblo. 

9. El secreto de sus ojos (2008)

Ricardo Darín encarna a Benjamín Espósito, un ex secretario de un Juzgado de Buenos Aires obsesionado con un caso que marcó su carrera hace 25 años, un crimen sin resolver: el brutal asesinato y violación de una mujer. Una historia acompañada de amor, amistad y una muerte cercana, que revive en medio de la escritura de un libro testimonial.

La película ganadora del Oscar a Mejor Película Extranjera en 2009, mezcla una buena narración, acompañada de las grandes actuaciones de Darín y Soledad Villamil (Irene, enamorada de Benjamín). En medio de una tragedia surge el amor, que se ve inconcluso por los temores y aprehensiones por demostrar los sentimientos. Un filme dosificado por el drama y el buen relato. 

8. Yo, Tonya (I, Tonya, 2017) – Basada en hechos reales

Tonya Harding (Margot Robbie) es una patinadora artística estadounidense en ascenso, pero en los años 90 su carrera se ve manchada, luego que se le acusara de haber planificado el ataque contra su rival y compatriota Nancy Kerrigan (Caitlin Carver). Poco antes del inicio de la competición de los Juegos Olímpicos de 1994.

Margot Robbie sorprende con esta actuación protagónica, pues a través de su interpretación refleja el sufrimiento y el trauma de una vida marcada por la violencia física y psicológica que sufrió la deportista en medio de una relación abusadora. Además de la presión de una madre exigente, LaVona (Allison Janney). 

Se retrata perfectamente cómo una mujer que nunca tuvo amor en su infancia, es condicionada y encadenada a relaciones de pareja abusivas. Sumado a lo prejuicioso que fue el comité evaluativo con ella, lo mismo que la prensa. 

7. Solo un sueño (Revolutionary Road, 2008)

April (Kate Winslet) y Frank (Leonardo DiCaprio) son un matrimonio de clase media con hijos, que siempre han tenido el anhelo de tener un vida mejor, más estable y de poder salir a recorrer el mundo. Anhelo que cada vez se va metiendo más en la cabeza de April, por lo que poco a poco se hunde en una depresión que envuelve al matrimonio.

Solo un sueño es de esas películas que retrata perfectamente la depresión en la que entran algunas mujeres al tener hijos, y más aún en la década del 60, donde estaban destinadas a ser dueñas de casa y encargarse netamente del cuidado de ellos. Winslet en su personificación te deja estupefacta(o), creando esa atmósfera de tensión, de sentirse agobiada, desesperada por sentir y vivir de nuevo la libertad, de poder conocer nuevos lugares. 

6. Río Místico (Mystic River, 2003)

Jimmy (Sean Penn), quien es un miembro de la mafia, se entera que su hija fue asesinada. La policía, que es liderada por Sean (Kevin Bacon), en medio de sus investigaciones tienen como sospechoso a Dave (Tim Robbins). Jimmy, Sean y Dave están unidos por una amistad y una tragedia de la infancia: el secuestro que sufrió Dave mientras jugaba con ellos y que lo mantuvo cautivo durante su niñez.

Río Místico, que es dirigida por Clint Eastwood, tiene un argumento con mucho suspenso, atrapándote y conquistándote con su guion lleno de drama. Un filme que hace sacar diversas conclusiones para poder llegar a la verdad. Y donde la mejor actuación se la lleva Tim Robbins, que retrata a un adulto que vive con sus traumas de la infancia. 

5. Ella (Her, 2013)

Un drama amoroso totalmente innovador protagoniza Joaquin Phoenix como Theodore, un hombre divorciado, que sufre por el vacío que dejó su esposa Catherine (Rooney Mara). Pero en medio de esta soledad, adquiere un dispositivo con un sistema operativo inteligente, Samantha (Scarlett Johansson), a la que personaliza con una voz sensual, y con quien poco a poco comienza a generar una estrecha relación.

Ella es sin duda una de las mejores películas dramáticas del último tiempo por la originalidad del guion que, por mucho que suene extraño enamorarse de un sistema operativo con inteligencia artificial sólo a través de conversaciones, es algo que en la actualidad sí sucede. 

El rol de Johansson es fantástico, en ningún momento la vemos, solo escuchamos la calidez de su voz, provocando muchas emociones, las que se ven reflejadas en el comportamiento de Phoenix. Eso es delicadamente acompañado de una banda sonora envolvente de la banda Arcade Fire y Karen O.

4. Petróleo Sangriento (There will be blood, 2007)

Paul Thomas Anderson muestra la vida de un buscador de petróleo, Daniel (Daniel Day-Lewis) obsesionado con el éxito y que comienza a enfrentar problemas en su negocio, manteniendo una relación distante con su hijo que queda sordo. Además de tener conflictos con Eli Sunday (Paul Dano), un predicador de una iglesia que está en el terreno de interés de Daniel. Una historia situada en Texas del principio del siglo XX.

Petróleo Sangriento tiene una banda sonora creada por Jonny Greenwood (Radiohead) que le agrega tensión a la notable actuación de Day-Lewis, quien tiene una incesante avaricia que poco a poco lo consume y lo torna agresivo, actuación que lo llevó al Oscar el 2008. El filme además tiene una buena fotografía, un guion atractivo donde vemos un antes y después de un personaje que transforma su personalidad una vez degustado el éxito del dinero. 

3. Historia de un matrimonio (Marriage story, 2018)

Un director de teatro, Charlie (Adam Driver) y una actriz, Nicole (Scarlett Johansson)  tratan de divorciarse en buenos términos, pero las diferencias entre ambos lo hace complejo, ya que hay una disputa por su hijo en común.

La actuación de Johansson debe ser una de sus mejores interpretaciones, una mujer de personalidad firme, pero que en medio del quiebre de su matrimonio se da cuenta que sólo complementa los deseos de Driver y que, a pesar de trabajar juntos, él se llevaba el crédito. La actuación de Johansson es intensa y emotiva, lo mismo sucede con la de Driver. Y la banda sonora encaja a la perfección con esas melodías armoniosas, pero melancólicas.  

2. El lector (The Reader, 2008)

Michael Berg (David Kross) es un joven de quince años que, tras desmayarse es ayudado por una mujer, Hanna Schmitz (Kate Winslet), una persona reservada y analfabeta. A partir de ese hecho, ambos comienzan una relación amorosa secreta, donde ella le pide que le lea libros. De pronto, desaparece sin dejar rastros, pero ocho años más tarde, Michael, siendo estudiante de Derecho, vuelve a verla, en medio de un caso a analizar.

Winslet obtuvo el Oscar a Mejor Actriz el 2009 con este rol, premio indiscutiblemente merecido, ya que retrata y transmite los sentimientos por el momento que afecta a su personaje: una mujer sin educación, con bajo nivel de discernimiento, puesta en duda por sus decisiones y actos, de los que ella trata de justificarse bajo la razón de “trabajo”, pero siempre desde la honestidad. 

La espectadora/espectador logra simpatizar con ella y además sentir la disyuntiva por la que atraviesa Michael al enterarse que ella formó parte como agente de la SS en campos de concentración.  

1. Manchester junto al mar (Manchester by the sea, 2017)

Lee Chandler (Casey Affleck) es un encargado de mantenimiento de edificios de Boston que, tras la muerte de su hermano Joe, debe volver a su pueblo de origen para encargarse de la tutela de su sobrino de 16 años. En este regreso revivirá un trágico episodio que lo marcó hace unos años, y que desencadenó en la separación de su esposa Randi (Michelle Williams), distanciándose así de todos sus cercanos.

https://www.youtube.com/watch?v=OIgE05X3CcQ

Affleck representa con total honestidad el sufrimiento que provoca una pérdida, más aún en el contexto en que sucedió. A pesar de no expresar ese dolor con palabras, su expresión corporal lo dice todo. Manchester junto al mar narra una desgarradora historia que tiene su clímax en la escena que Affleck y Williams conversan y se sinceran.

La paleta de colores de la fotografía cumple con su objetivo, dando esa sensación de tristeza y desolación. Una actuación que para Affleck significó su primer Oscar en 2018.


BONUS: La mujer que cantaba (Incendies, 2010) 

Jeanne (Mélissa Désormeaux-Poulin) y Simon (Maxim Gaudette) son mellizos que viven en Canadá y que enfrentan la muerte de su madre. Al leer el testamento, el notario les entrega dos cartas que deben dar a su padre, el que entendían había muerto, y a un hermano que no conocían. Jeanne emprende un viaje al Líbano para intentar localizarlos y hacerles preguntas.

En este filme el espectador/espectadora se emerge en el viaje de la protagonista y comparte su incertidumbre por descubrir la verdad sobre este padre al que nunca conoció. Todo en medio de escenas de recuerdos y de la actualidad, ahí se trata de conectar todo. Y al final del viaje, el desenlace sorprende a cabalidad. Un potente relato que saca a la luz un tortuoso pasado.


teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

Te puede interesar….

Más contenido…