Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Escrito por Te Invito al Cine

5 mayo, 2017

Se busca novio… para mi mujer: casado sin hijos

“Casado con hijos”, el remake chileno de la famosa serie norteamericana, nos permitió conocer a la gran dupla que arman Javiera Contador y Fernando Larraín, como un matrimonio clase media en el Chile de hoy y todo lo que eso conlleva. Diego Rougier, director de la cinta que nos convoca, sabe muy bien de esto, ya que él fue el encargado de unirlos en la televisión y aquí vuelve a aprovechar esa química que tan buenos créditos le dejó anteriormente. Aunque ya lo intentaron con Alma (Diego Rougier, 2015), creo que aquí han jugado mejor sus cartas y nos encontramos ante un film que tiene sus atractivos para pasar un buen rato frente a la pantalla.

Comedia

Es sabido que el género que mejor funciona en Chile para productos «made in Chile» es la comedia; ahí están los números de “Stefan vs Kramer” (Sebastian Freund, Stefan Kramer, 2012), “El Chacotero Sentimental” (Cristian Galaz, 1999) o algo más cercano “Sin Filtro” (Nicolás López, 2016), productos que tienen un público muy marcado y que intenta atacar a esa clase media que se ríe del día a día. Pero en el caso de Se busca novio… para mi mujer, nos encontramos con una comedia que también intenta hacer un humor por el lado de la inteligencia emocional, atacar aquello que todos pueden pasar o intuir de lo que podría ser una relación de pareja cuando la “chispa del amor” se encuentra algo agotada y las soluciones que encontramos son parte de una vida de fantasía donde los personajes se mueven de forma muy correcta en ese pequeño universo que nos venden tanto el director como los actores por medio de sus interpretaciones. Y reforzando lo dicho recién, nos encontramos con una película hecha para la pareja protagonista, pensada en que Contador y Larraín nos muestren su lado cómico más contenido, donde el humor no viene por parte de la exageración de las cosas (aunque las haya en algunos momentos), si no más bien un humor más sutil a partir de un silencio, una frase en particular o algún detalle por parte de la pareja que demuestra que sus años de compartir pantalla no ha sido en vano.

Ahora, el problema que podría tener esta película y afectar en parte que todo el público la pueda disfrutar por partes iguales, es que justamente este detalle no funciona en todo momento y de repente se puede sentir un humor algo forzado, teniendo momentos que pasan tranquilamente por pantalla sin generar directamente una risa, pero es el peligro cuando se juega con esta comedia más contenida.

Si bien la película es una adaptación de un film mexicano, del cual no puedo hacer mayor comentario para juzgar ya que no lo he visto aún,  por lo que vemos en pantalla funciona bastante bien para nuestra idiosincrasia y los giros que se suceden ante la acción de los protagonistas -si bien, no logran ser una gran sorpresa para quien esta acostumbrado a este tipo de películas- nos permiten disfrutar de lo visto y se hace recomendable para todo aquel que quiera acercarse a ver esta cinta nacional. Pero ojo, no es una cinta que compita en humor con los ejemplos de chilenos que han arrasado en cartelera, pero tiene sus propias armas para defenderse de forma digna y pasar un buen rato.

Como agregado, técnicamente impecable sin buscar resaltar, algo que se agradece de sobremanera es el arriesgado juego de cámara para intentar también hablar algo más desde lo audiovisual y no solo encuadrar para que los actores hagan lo suyo; y esto lo decimos desde la perspectiva que el cine de comedia en Chile nunca ha buscado aprovechar estos recursos que al menos acá, se agradecen.

___

Por Enzo Destefani

 

 

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

teinvitoalcine

Más contenido…