“Viene de noche”: Angustia, emoción y muchas dudas

Un  padre de familia, su esposa e hijo intentan sobrevivir encerrados en una casa protegidos de un misterioso mal que aterroriza al mundo. Su seguridad se ve interrumpida cuando otra familia llega a ellos de forma sorpresiva a pedir ayuda, sin embargo, este padre hará lo que esté a su alcance para protegerlos de cualquier amenaza, ya sea dentro o fuera de su casa.

Durante la película se nos presenta mucha angustia, un espacio asfixiante y personajes fuertes que muestran el dolor y, aunque no se entregan pistas de lo que está sucediendo, mantiene la expectación.

Contiene un reparto que entregó todo de sí, se destaca totalmente la entrega de Joel Edgerton que encanta con su realismo y una indudable empatía como un padre de familia que carga con la responsabilidad más allá de lo convencional.

Encanta la austeridad de la puesta en escena, dándole total importancia a la provocación de emociones logrando una clase de terror más humano. Aún así, detrás de tantas apuestas y conceptos más artísticos del director, no consigue una consistencia. Carece de identidad como argumento completo y deja un montón de dudas sin resolver.

Es tremendamente agradecida la  idea de implementar nuevos conceptos a un género, pero creo deben resolver varios problemas de cohesión. Para algunos espectadores puede resultar frustrante la falta de claridad, y se basa casi únicamente en una puesta en escena sumamente personal  de su joven director, que está dando mucho que hablar. El filme igualmente cae en clichés que no deberían estar presentes para evitar ser más de lo mismo, lo que nos hace esforzarse en calzar con el molde. También pasa por incesantes cambios de dirección, lo que hace perder el enfoque a momentos, y se llega a pensar que no es terror si no suspenso y nada más.

Quizás toda la expectación de que según los medios esta sería “la mejor película de terror del año” no fue una buena jugada. Aunque la mayoría de reviews y calificaciones son positivas, es innegable la falta de desarrollo. No se queda por falta de originalidad, solo carece de organización. Aún así creo que es una película que se debe ver, para aprender, para conocer, saber cómo evoluciona un género que pide a gritos un cambio y una nueva perspectiva para que vuelva a ser tan aterrador como lo fue en sus mejores momentos. El miedo hacia las personas a veces consigue ser más fuerte que ver un fantasma, y en la actualidad la empatía de los personajes y su contraste emocional es lo que logra tocarnos en lo más profundo.

___

Por Carla Salinas

 


 


Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password