“The Handmaid’s Tale”: más que ficción, una realidad

“Desearía no sentir vergüenza. Me gustaría ser una descarada. Me gustaría ser ignorante. Entonces no sabría lo ignorante que soy”

Si hay una serie que destacó y destacará a lo largo de este 2017, es sin duda “El Cuento de la Criada” (The Handmaid’s Tale), ¿Imaginas una sociedad patriarcal-religiosa donde los derechos de las mujeres pasan a segundo plano y somos vistas solo como esposas, amas de llaves, prostitutas o simplemente vientres de alquiler?; la verdad, no estamos muy lejos de esto.

La distopía escrita en 1985 por la canadiense Margaret Atwood, y llevada a la pantalla por Hulu, con solo 10 capítulos logró lo que muy pocas series han conseguido, atraparnos con una trama impactante, cruel, y no tan alejada de la realidad. Han pasado 32 años, y muchas cosas no han cambiado, la mujer sigue siendo presa de las decisiones del hombre.

Gilead es un Estados Unidos “renovado” por una agrupación que decide tomar el poder, asesinar al presidente, eliminar la actual constitución e instaurar un régimen religioso donde primen los valores, la familia y el respeto. Esa es su ley, respetar las creencias de Dios, porque hemos sido castigados por él, nuestro mal comportamiento ha llevado a que el Señor nos envíe una plaga de no fertilidad, y para mantener el orden y la paz, han decido que todos y cada uno de los ciudadanos debe tomar un papel en este reino, los hombres deciden, las mujeres acatan.

Offred, quien narra la historia, es una criada; mujer en edad fértil que el gobierno ha entregado a la familia del Comandante Waterford, el actual líder de estado, para que le dé un hijo; porque las criadas son eso, vientres de alquiler que pasan de un comandante a otro para acabar con el castigo de Dios: la infertilidad.

En este nuevo régimen, las mujeres son divididas en tres principales grupos: Esposas: son las compañeras de cada comandante; Marthas: Amas de llaves de cada casa; y las Criadas, quienes carecen de nombre, siendo llamadas por el comandante de turno (Of Fred, Of Glen, etc.) y que, además, son las encargadas de fecundar hijos para estos matrimonios, para lo cual están obligadas a tener relaciones sexuales con su comandante en presencia de sus esposas. Este acto es llamado “La Ceremonia”, el cual es una violación física y mental por donde se mire, y es el único motivo por el que existe y se le permite vivir a Offred, quien ha sido privada de sus derechos civiles, de su familia y de su propio cuerpo.

A medida que avanzan los capítulos, por medio de flashbacks conoceremos el pasado de Offred, cuyo nombre es June, una mujer como cualquier otra, trabajadora, esposa, madre; la cual, de un momento a otro, ve que su vida y la de quienes la rodean da un cambio radical. El gobierno ha sido derrocado y poco a poco las mujeres son privadas de cosas tan simples como su dinero o su propio patrimonio. El pueblo se alza, las mujeres salen a las calles a exigir sus derechos, muchos hombres las apoyan acompañándolas en esta cruzada, pero todos y cada uno de sus intentos por velar por su propio futuro son truncados por el poder militar de este nuevo régimen, y poco a poco, la vida de June y de todos los habitantes pasa a ser dominada por los comandantes: los nuevos amos y señores del estado, el poder y el futuro de Gilead.

La serie es una cara no muy lejana de lo que actualmente vivimos, no solo June es la que sufre con este nuevo dictamen, los homosexuales son asesinados y colgados en muros, las mujeres que no cumplen requisitos dentro de las clasificaciones son exiladas, o bien, llevadas a centros de “entretención” -prostíbulos ubicados en los suburbios de la ciudad-, porque a pesar de todo, los comandantes y los altos mandos siguen siendo hombres, y aunque intentan mantener una vida recta, sus más bajos instintos aparecen al amparo de la oscuridad.

“El Cuento de la Criada” es uno de los mejores aciertos de este año, y para felicidad del espectador, cuenta con una renovación, así que pronto tendremos noticias sobre su segunda temporada.

El cast es uno de los más acertados que hemos visto, Elisabeth Moss (Mad Men) es la encargada de dar vida a Offred, quien se luce interpretándola, su desesperación e ira frente a un incierto futuro deja al espectador con un nudo en la garganta; Joseph Fiennes (Shakespeare enamorado, American Horror Story: Asylum) es el Comandante Waterford, el hombre “recto”; creyente de las ideas de Dios, pero quien de un momento a otro mostrará su verdadero rostro, Yvonne Strahovski (Dexter) interpreta a su mujer, Serena, capaz de todo por cumplir su objetivo: ser madre, y llevará a Offred a consumar esa tarea a como dé lugar. Completan el reparto Samira Wiley (Orange is the new black) en el papel de Moira, la mejor amiga de June, Max Minghella (Horns) como Nick, chofer del comandante, también llamado “The Eye” (mantendremos en secreto este detalle) y O.T. Fagbenle (Breaking and Entering) esposo de June, y quien da un giro importante a lo largo de la historia.

Si están buscando una trama atrapante, cruda y real, esta es su serie, The Handmaid’s Tale los comerá vivos y cuando menos lo esperen, quedarán con ansias de más.

___

Por Victoria Moya

 

 

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password