“The Good Doctor”: una mirada distinta a la medicina

Shaun es un residente de cirugía del hospital San José Buenaventura, debe lidiar día a día con los difíciles casos que su unidad debe atender y con las distintas tareas que sus superiores le imponen, ya que nunca un residente tiene una tarea fácil que realizar, especialmente cuando eres Shaun Murphy…¿por qué?, Shaun se encuentra dentro del espectro autista, y si bien, esto para él no es un problema al ejercer la medicina, para la mayor parte de personal del hospital si lo será.

The Good Doctor es una serie norteamericana basada en una serie surcoreana que lleva el mismo nombre. Entre sus productores se encuentra uno de los responsables del también drama médico “Doctor House”. La serie es protagonizada por Freddie Highmore (“Bates Motel”), y ha logrado muy buenas críticas y niveles de audiencia en Estados Unidos durante su primera temporada, destacando la actuación de su protagonista en el rol de un médico que se encuentra dentro del espectro autista.

La serie sigue los pasos de Shaun Murphy, un residente de medicina que desea realizar su pasada de cirugía en el hospital San José Buenaventura, para poder ser parte de este hospital debe sortear un primer gran problema, lo que no quiere decir que sea nuevo para él, la aceptación, ya que presenta un autismo de alto funcionamiento, el cual no interfiere en sus habilidades médicas, pero si por supuesto en sus habilidades sociales, lo que a los ojos de la mayoría del personal del hospital es simplemente “raro”. En su camino por lograr la aceptación de colegas, superiores, pacientes y sus familias, todos se van dando cuenta de sus habilidades y dificultades, como la memoria fotográfica y la dificultades para comprender el sarcasmo respectivamente, por dar algunos ejemplos.

Las relaciones interpersonales, por supuesto son una dificultad para nuestro protagonista, sin embargo es aquí donde se encuentra uno de los fuertes de esta serie, ya que cuenta en general con buenas actuaciones, creíbles en cuanto a sus acciones como también en los diálogos, los cuales son bien representados en este tipo de comunicación algo alterada por las dificultades del espectro autista, el cual entre sus características principales se encuentran una alteración en las habilidades comunicativas, como puede ser la falta de contacto ocular.

Además de contar con la excelente actuación de su protagonista, The Good Doctor llama la atención por sus casos médicos, los cuales son muy llamativos para la audiencia, mostrando novedades en cuanto a los temas a tratar, como también en las imágenes que se exhiben.

En el equipo médico destaca Claire (Antonia Thomas), quien es la que más logra acercarse al protagonista al tratar de entender sus pensamientos y acciones. También cumple un gran papel su mentor, el doctor Glassman (Richard Schiff), el cual muchas veces carga con los problemas que debe enfrentar Shaun.

The Good Doctor cuenta con un muy buen ritmo, el cual se mantiene en la mayor cantidad de episodios, variando entre los problemas médicos que debe enfrentar el equipo de cirugía y los problemas que vive el protagonista en el día a día, los cuales se acompañan de flashbacks, elemento que no es ocupado en todos los capítulos, siendo algo que se agradece mucho, ya que aporta en lo justo y necesario para ir avanzando en la historia, y no dejándola en el pasado. Los sentimientos hacia los personajes van creciendo a medida que avanza la serie, llegando a un emotivo y gran capítulo de cierre de temporada, por lo que recomendamos especialmente este capítulo lo puedan ver en la tranquilidad de su hogar.

A continuación les dejamos el tráiler de la primera temporada, a la espera de la segunda, la cual se estrenará durante este mes de septiembre.

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password