«The 100»: De las cenizas resurgiremos – Análisis de la 4ta temporada

Los 100 es una de las series distópicas juveniles que nos ha mantenido enganchados durante ya 4 temporadas. Recordemos que es un drama de ciencia ficción y sobrevivencia; en donde 100 jóvenes son enviados nuevamente a la Tierra, después de haber vivido en una nave espacial llamada “El Arca”, que albergó a un número gigantesco de personas después de sobrevivir a una guerra nuclear que hizo inhabitable el planeta Tierra.

Sus protagonistas han pasado por numerosas experiencias durante las 3 temporadas anteriores: en la primera, vemos al grupo de sobrevivientes volver a la Tierra, conocer a los “terrícolas” y aprender a convivir con ellos, en la segunda conoceremos “Mount Weather”, la colonia sobreviviente, y en la tercera, tenemos la lucha frente a la inteligencia Artificial A.L.I.E.

En esta cuarta temporada, sus protagonistas se ven enfrentados nuevamente a la catástrofe: “Praimfaya”, la lluvia ácida que acabará no solo con la flora y fauna del planeta, sino también con todos los habitantes de la misma. Las tribus terrícolas y los sobrevivientes del espacio tendrán que luchar no solo contra eso, también con las respectivas y notorias diferencias de poder que cada uno posee.

Clarke, la protagonista indiscutible de esta serie, ha tratado de luchar por la igualdad de clanes, pero sus sentimientos y deberes se ven puestos a prueba: la sobrevivencia de su gente versus la contención de los demás clanes frente a la inminente destrucción. Todos quieren vivir, un búnker es la única salida para que la raza humana pueda subsistir, y quizá, dentro de 5 años, poder nuevamente habitar el planeta. Frente a esto, el público ve dos reacciones, las personas que quieren sobrevivir y luchan por ello, mientras los que extrañamente quieren pasar sus últimos días sin importar nada, su existencia se ha vuelto una pelea constante por mantenerse vivos… y muchos de ellos ya están cansados de pelear.

“Las decisiones que tomes, te destrozarán pedazo a pedazo”

Con este giro en la trama, volvemos un poco al inicio, el espacio podría ser la salvación, pero la Tierra es fundamental para mantener unidos a todos; tenemos dos posibles formas de sobrevivir, pero cada una amerita sacrificios, que es lo que nos recuerda el piso fuerte de The 100, han sido 4 temporadas en que hemos visto a numerosos personajes sacrificar su vida por la salvación de los demás. También la alegría que muchos nos habían mostrado se vuelve una completa falta de interés frente al caos, muchos arrastran tristezas que los han consumido, y es difícil verlos derrotados cuando los hemos visto luchar tanto tiempo.

Praimfaya ha sido la temporada que más cambios y giros ha tenido, muchos de ellos pueden ser predecibles, pero eso no hace que la serie sea menos amena de ver, el punto fuerte de todo son sus personajes, no tenemos los típicos “malos, buenos, alegres, etc”, todos son protagonistas que sólo están buscando sobrevivir, por lo tanto, se hace imposible odiar a alguien que solo está buscando la manera de salir vivo de todo esto.

“La he abandonado… y vamos a morir de todas formas”

El capítulo final deja el enganche para una quinta temporada que ya fue anunciada para 2018, sin ánimo de dar spoilers, solo diré que las chances de sobrevivir no siempre fueron dos…. además, en los últimos minutos, veremos que la amenaza no siempre fue la fuerza de la naturaleza, si no que realmente, somos nosotros mismos.

 

___

Por Victoria Moya Suarez

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password