«Si no despierto»: «El día de la marmota» conoce a Crepúsculo

Si uno se acerca al tr[ailer de Si no despierto (Ry Russo-Young, 2017), es fácilmente reconocible porque nos remitimos a esa maravillosa comedia que es El día de la marmota (Harold Ramis, 1993), película atemporal que habla sobre esas segundas opciones que te da la vida en base a tu forma de ser con el resto del mundo. Ahora, el problema de los tiempos que corren post Crepúsculo (Catherine Hardwicke, 2008), es que los jóvenes de nuestra sociedad -al menos a nivel audiovisual- todo lo sufren y lo sobreanalizan de una manera que puede llegar a ser realmente agotadora y eso se refleja en demasía sobre lo que vemos en pantalla. Con esto llegamos a una película que en su acabado se intenta tomar demasiado en serio a sí misma y termina por afectar la función final.

Deux Ex

Esta frase proviene de las tragedias griegas cuando muchos sucesos ocurrían solo porque los dioses lo querían así y de esa manera el relato (o el drama teatral en el caso de los griegos) se revestía de una capa de ‘porque yo lo digo’ que nadie podía poner en duda. Puede que a los griegos les sirviera tal afirmación, pero cuando eso sucede con las películas que salen en cartelera el día de hoy, el hilo a cortar es mucho más delgado, puesto que ya el cine ha expuesto todos los temas posibles y de muchas maneras, lo que permite al espectador llegar con un leve conocimiento hacia dónde se puede dirigir la historia y si esta termina por no engancharlo, tenemos el dilema de que sin perderte de lo que estás viendo empiezan los pequeños detalles que te hacen algo de ruido y terminan arruinando la función.

Si no despierto trata la historia de Sam, la típica joven norteamericana que lo tiene todo para su último año de estudios antes de entrar en la universidad, pero en la fiesta que cierra la temporada sufre un accidente junto a sus amigas que hace que el mismo día se le repita muchas veces hasta que se dé cuenta lo que con ello debe hacer. Como ven, ‘El día de la marmota’. El problema es que acá todo se ve forzado, Sam pareciera ser una chica elegida al azar para sacar adelante esos detalles que debe cambiar, que como buen adolescente no entiende del todo al principio y la cosa se demora un poco en llegar donde se espera. Lamentablemente, el rumbo que toma la cinta es que todas las decisiones que van tomando los personajes o incluso estas repeticiones que vive Sam solo tienen un fin en común y terminan siendo forzados en post de lograr el objetivo final, porque incluso el guion te quiere llevar por un lado y después saca la sorpresa por otro, pero no se siente una sorpresa o la apertura a una nueva puerta de donde nos engancha y nos hace querer saber más, se encargan de que esta sorpresa parezca más bien un porque sí, sin mayor análisis.

Si bien la película la podemos llenar de detalles que permitan su poco disfrute, podamos agradecer una buena ejecución por parte de la directora, donde visualmente nada llega a ser molestoso y los mayores conflictos vienen desde un guion amarrado a sus propios conflictos internos, además el retrato del bulliyng está hecho con el respeto que se merece sobre todo en estos tiempos donde nuevamente el tema está sobre la palestra gracias a “13 Reasons Why”.

Es una película para ver con tranquilidad, y si busca bajar las revoluciones de Guardianes de la Galaxia (James Gunn, 2017) o Rápido y Furioso 8 (F. Gary Gray, 2017); si gusta del drama adolescente funciona bien, pero si desea algo más, va con la advertencia realizada.

___

Por Enzo Destefani

 

 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password