Rosario Jiménez-Gili: La película apunta a que podamos vernos a los ojos de una manera más libre y sincera

Hace pocos días se estrenó El despertar de Camila, película que narra la historia de una adolescente que sufre un accidente cerebro vascular (ACV) que cambia por completo su vida. Rosario Jiménez-Gili, directora y guionista de la cinta, nos cuenta los detalles que guardan la esencia de este estreno nacional.

Desde el mundo de las artes visuales tomó un camino que la llevó directo hacia el séptimo arte, hoy la directora Rosario Jiménez-Gili se encuentra presentando su primera película El despertar de Camila, la cual contiene un gran mensaje que mezcla el tema de la discapacidad y nos muestra la pecera en la que está sumergida la élite de la sociedad, invitándonos a derribar estereotipos y estigmas, y a conectarnos con el resto del mundo con mayor sinceridad.

¿Cómo  tu carrera te llevó a hacer una película basada en un ACV?

El año 2010 armé mi productora (Productora Las Minas) y tenía un guión cinematográfico que tomaba una idea que ya había trabajado en las artes visuales, algo autobiográfico, basado en el tema de la culpa religiosa y en cómo esta afecta la construcción de tu identidad. Sin embargo, aún le faltaba estructura, y un día me tocó hacer un video para una clínica de neurorehabilitación y descubrí que lo que me faltaba era un caso real que le diera fuerza a mi historia y así fue como di con la Nicole Duarte, y su accidente cerebrovascular terminó convirtiéndose también en una metáfora de lo que a mi me había pasado e intentaba retratar en el guión.

 

¿Cómo fue el aporte del caso real de Nicole Duarte a la película?

Ella me transmitió todo lo que le había pasado, su antes y después del accidente, todo lo que pasó en su vida y toda esa experiencia fue super alucinante, entonces mezclamos un poco lo que yo tenía de esa historia anterior que incluía  esta parcela y un personaje un poco ambiguo y le pusimos toda la carne con la historia de la Nicole, naciendo así El despertar de Camila. Ella hoy está muy conforme con el resultado final de la película, siente que está bien reflejada su historia, y que  sobretodo ayuda a mirar un evento así desde adentro y sin el lastre de la lástima.

¿Cuánta cercanía hay con el caso real de Nicole?

El personaje de Camila es el que está más cercano a la realidad de Nicole, ya que tiene todo lo emocional que vivió, todo ese hermetismo del primer periodo, su estado depresivo y la evolución que va teniendo y cómo va cambiando su perspectiva de la vida. Por otro lado, los papás de la historia están bastante ficcionados, porque los papás de la Nicole siempre fueron un aporte muy potente para ella, pero yo me desprendo un poco de la realidad, ya que dentro de la película ellos representan una crítica a esa sociedad más dura, más conservadora, más paternalista, a unos padres sobrepasados por esa hija adolescente a la que nunca le pusieron límites y a la que ahora no saben como ayudar con lo que está viviendo. 

¿Cómo fue preparar a Francisca Walker para el personaje de Camila?

Todos los personajes estaban muy bien trabajados en el guión, entonces ninguno de los tres protagonistas tuvo mayores complicaciones para interpretar sus papeles. A la Fran en particular le sirvió mucho conocer a la Nicole, ya que pudo identificarse con su historia y observar su manera de hablar, caminar y expresarse. Además, fuimos a clínicas, hablamos con neurólogos y resolvimos todas las dudas sobre el accidente cerebro vascular, entonces ella comprendía perfectamente cómo afecta esto a una persona.

Yo creo que ahí lo principal fue comprender que en el fondo el ACV es orgánico porque afecta todo, la manera de comunicarte y moverte, pero sigues siendo la misma persona por dentro, sigues aprendiendo de la vida. Entonces ese era el desafío mayor y yo creo que se logró.

 

¿Hubo alguna dificultad al momento de retratar a la protagonista?

Lo más complicado era el tema corporal y a la Fran le ayudó mucho sus conocimientos de bailarina, porque ella tiene un buen control de su cuerpo, lo que utilizó bastante en las escenas donde tenía que caerse por ejemplo, además el  ACV se puede mirar como un baile al revés, donde el cuerpo tiende a retroceder y tu tienes que entenderlo desde adentro para poder moverte.

 

¿Qué estigmas sociales pretende derribar esta película?

La  película no sólo quiere derribar el tema de la discapacidad, sino también algo que a mi me tocó vivir, que son estas niñitas que viven como adentro de una pecera, donde tienes que responder a los cánones de una clase social, donde se espera que te comportes de cierta manera, viviendo dentro de una clase más privilegiada, pero al mismo tiempo con muchas menos libertades.Entonces, la película busca romper con la pecera de las clases sociales, y en ese sentido el ACV también es como una metáfora, un evento que te obliga a ver la vida desde otro punto de vista.

Es destacable la forma en la que se retrata la sexualidad en la cinta, ¿cuál era la intención detrás de estas escenas?

Por una lado, está el estigma social de la persona en situación de discapacidad, pero también es una cuestión de las mujeres en general, se retrata poco el deseo femenino, ya que como la mayoría de los directores son hombres, los guionistas son hombres, siempre vemos a la mujer desde afuera, desde el punto de vista masculino, como el objeto de deseo, pero acá ella es el sujeto que desea y no el objeto de deseo, ese es el quiebre.

Además, yo siento que muchas veces el tema sexual se banaliza y la verdad es que si tienes deseo sexual, tienes ganas de vivir y luchar, de salir adelante, independiente de si, como nuestra protagonista, puedes llegar a equivocarte como cualquier persona en algunos aspectos, pero en el fondo la idea es mostrar el tema del deseo sexual con sus ganas de vivir y recuperarse, de tomarse esta segunda oportunidad.

¿Cuáles son tus deseos para esta película?

Me gustaría que la película genere una identificación con la audiencia, porque nosotros estamos apostando a romper esta pecera, la película apunta a que podamos vernos a los ojos de una manera más libre y sincera, que podemos construir nuestras identidades de una manera más honesta, independiente si pertenecemos a una clase social, si tenemos una discapacidad o no, la idea es que podamos conectarnos de una manera más sincera.

 

 


Por Tania Zambrano Aguilera

 

 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password