“Venom”: Un problemático aterrizaje para el simbionte

Cargando consigo meses de expectativas llega a la cartelera nacional Venom, la primera película del universo basado en villanos de Spiderman que planea construir Sony, quienes asumieron un gran riesgo, puesto que estas producciones no contarán con el arácnido.

Dirigida por Ruben Fleischer (Zombieland) y protagonizada por el reconocido actor británico Tom Hardy (El Renacido, Mad Max: Furia en el Camino, entre otras) cuenta la historia del origen de la relación entre el simbionte Venom y Eddie Brock, un reportero que producto de su trabajo y su fama desenmascarando situaciones controversiales, se ve involucrado en la misteriosa investigación sobre estas misteriosas formas de vida alienígenas llamadas simbiontes llevada a cabo por una inescrupulosa fundación.

Venom llega en una época muy buena para el género de superhéroes, durante este año hemos tenido películas muy alabadas por la crítica como Deadpool 2, Avengers Infinity War y la notable Pantera Negra, lo cual deja un difícil camino para la cinta del simbionte, la que si bien no logra destacar al nivel de las producciones mencionadas, debido a unas cuantas malas decisiones desde la dirección y producción, si tiene varios puntos a ser destacados.

Uno de ellos es el aspecto de Venom, visualmente el simbionte luce muy bien (considerablemente mejor que en Spiderman 3), por lo que dan ganas de verlo en acción cada vez más durante la cinta. En general la película está bien trabajada desde el punto de vista técnico, los efectos especiales y de sonido se transforman en un punto a favor.

Siguiendo en la misma línea, la producción cuenta con algunas escenas de acción que nos permiten disfrutar de lo anteriormente mencionado, hay unas secuencias de peleas muy bien realizadas que además nos muestran a Venom en su máxima expresión y eso se agradece bastante.

Otro aspecto positivo, es el desenlace de la película, por un lado, potencia la relación que se genera entre Eddie Brock y el simbionte, lo que probablemente sea lo mejor de la película, esa química que produce el “nosotros somos Venom” (la icónica frase que en inglés sería “We are Venom”) y que logra sobresalir del resto de la película, incluso nos da unas cuantas interacciones bastante entretenidas. Por otro le da una dinámica a la historia que el espectador lleva esperando por casi toda la primera mitad de película.

Sobre eso mismo, vale mencionar que la primera parte de la película es lenta, cuenta con muchas escenas que no tienen una mayor importancia dentro del desarrollo de la trama lo cual le resta al producto final. Además, da la impresión que no se aprovecha la calidad actoral de Tom Hardy, por momentos queda la sensación que podría haber sido cualquier otro actor y el resultado sería el mismo, no obstante, durante el desenlace algo se revierte esta situación a partir del vínculo simbiótico dicho anteriormente.

En síntesis, la película en el global es entretenida, no es la peor película del género en la historia como algunas críticas sugieren y te recomendamos forjar tu propia opinión luego de verla. Y ojo, tiene una escena post créditos que abre las posibilidades a una secuela, además de una gran sorpresa al final de los créditos, por lo que si eres fan del universo de Spiderman es mejor que no te muevas de tu asiento hasta que la pantalla se apague por completo.

 

Por Alexander Carrasco

 

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password