[Reseña] “Presidente bajo fuego”: Un nuevo atentado

Después de dos intentos de asesinar al presidente de los Estados Unidos, Gerard Butler (300, Postdata: Te amo) regresa como el agente Mike Banning, en la tercera parte de la saga de Olimpo bajo fuego y Londres bajo fuego.

Continuando los sucesos de las cintas anteriores, Mike Banning continúa siendo el agente especial a cargo de la protección del presidente de los Estados Unidos, interpretado nuevamente por Morgan Freeman (Los 7 Pecados Capitales, Todopoderoso); pero la situación se torna más difícil, Mike ya no es el mismo hombre joven que era cuando comenzó su trabajo y un nuevo atentado al presidente lo convertirá en el hombre más buscado del país, al ser inculpado de esto.

Para comenzar, la película es un filme de acción puro, acción de los años noventa, sin grandes pretensiones más que el de entretener con grandes puestas en escena que garantiza más de alguna pelea a mano limpia, enfrentamientos con armas y explosiones por doquier.

Si viste cualquiera de las entregas anteriores no debería de ser sorpresa el tipo de película que es Presidente bajo fuego, ya que sigue la misma línea de sus predecesoras. Pero, vale la pena mencionar, que esta se centra más en el conflicto que tiene Banning acerca de su edad y de sus relaciones personales, lo que hace más rico este filme en cuanto a historia y desarrollo de personajes.

Las interpretaciones están muy bien logradas, cada uno de los actores tomó lo poco que se les entrega en cuanto a sus personajes y lo llevan a un nivel que se hace bastante disfrutable al verlos en pantalla, haciendo de cada escena algo muy agradable.

A pesar de lo mencionado previamente, la historia no es precisamente lo que destaca, ya que nos entrega unos giros que pueden ser bastante predecibles y villanos bastante cliché; pero acá, sin duda, lo más importante termina siendo sus escenas de acción, que llegan a ser muy entretenidas, en especial cuando llegas al tercer acto.

A pesar de entretener, no puedes evitar notar la falta de presupuesto para estas enormes escenas de acción, que te hacen pensar que tal vez la visión que tenían para estas era muy grande para el presupuesto con el cual contaban, lo que se hace evidente en las secuencias en donde se utiliza la pantalla verde o cortes de edición apresurados que la hacen ver más “pobre” de lo que es. Aun así, al llegar al acto final, o te encuentras inmiscuido de lleno en la acción o no la disfrutas para nada.

En resumen, Presidente bajo fuego puede no ser la mejor película de acción del año, pero es una excelente continuación de las entregas anteriores, con escenas entretenidas, acción por doquier y una buena opción para ver una tarde de domingo, con tus amigos, desconectándose de todo para disfrutar de una cinta sin grandes pretensiones.

___

Por Manuel Eluardo


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password