[Reseña] «Modern Love»: Relatos actuales, sinceros y reales

Modern Love es la serie original de Amazon basada en la columna del mismo nombre del New York Times y, a primera vista, parece ser una representación diferente del amor, ya sea romántico, platónico o familiar.

La serie, así como la columna, tiene un aire acogedor (¿o demasiado romántico?) basado en historias que dejan la sensación casi de fábulas con pequeñas lecciones sobre cómo funciona el amor. Cada uno de estos episodios se basa en una columna real, que se adornan con una gran fotografía y ritmo de edición, tratando de mostrar la mejor cara de Nueva York, con bellas casas, calles y cafeterías, acompañadas de reconocida música indie. El primer episodio, «Cuando el conserje es tu mejor amigo», cuenta la historia de una joven mujer (Cristin Milioti) que confía ciegamente en el portero de su edificio (Laurentiu Possa) para que la ayude a sobrellevar su vida amorosa y luego su embarazo inesperado. Otro, «Rally para seguir jugando / mantener vivo el juego», sigue a una pareja de muchos años (Tina Fey y John Slattery) descubriendo que el tenis puede servir como un vínculo a medida que su matrimonio resiste el estrés de la mediana edad. «El amor funciona de esta manera», sugiere cada episodio mientras te mete en su bonita y amigable ciudad de Nueva York como una mantita de lana.

Donde Modern Love obtiene la mayor parte de su fuerza es en su elenco. Además de todos los mencionados anteriormente, también presenta a Anne Hathaway, Andrew Scott (sí, el sacerdote que todas amamos en Fleabag), Andy García, James Saito, Jane Alexander, Catherine Keener, Dev Patel y muchos otros. Y, aunque las historias a menudo se sienten demasiado melosas, hay algunos experimentos interesantes que se pueden encontrar aquí. Hathaway interpreta a una mujer que no puede contar que es bipolar, y la forma en que se despliegan las secuencias al estilo musical y las fantasías que la rodean resultan ser un método bastante efectivo para demostrar qué tan diferente se siente, dependiendo de lo que su cerebro está haciendo (probablemente también sea la historia que menos se siente como el resto). Algunos episodios son más fieles a su material de fuente que otros y no es fácil contar una historia romántica en media hora, que es la duración aproximada de cada episodio. Ya que se deben presentar las dos partes del romance (a veces más), preparar el escenario, mostrar un problema y crear alguna resolución a dicho problema. Y las historias, en general, tienen buenos finales, y no porque sea todo color de rosa, sino por las combinaciones de actores, experimentos formales de audiovisual, estrategias de dirección, etc.

Pero Modern Love hubiese funcionado con menos de esto, tal vez incluso, un poco menos de Nueva York, ya que, para la realidad de la mayoría de los espectadores -nos incluimos- se siente un poco empalagoso. Cuando se quiere hablar de algo “muy común”, como múltiples historias de amor (en su mayoría de gente blanca y acomodada económicamente) de Nueva York, las emociones casi se sienten franquiciadas. Para los que se animen a ver la serie, podemos contarles que está confirmada una segunda temporada, noticia que se dio casi al unísono con el estreno de esta primera parte, lo que solo lleva a confirmar la gran aceptación entre el público y cómo no, si cuenta con un reparto de estrellas en cada uno de sus capítulos. Los encargados anunciaron que aún hay más historias que contar. La famosa columna tiene quince años compartiendo lo glorioso del amor, por lo que es seguro que la segunda temporada traerá más de estas historias que han cautivado desde el periódico.

Modern Love fue uno de los estrenos de Amazon que más dio que hablar y destacó como una de las mejores series del año recién pasado. Tanto, que la segunda temporada llegará, si todo sale bien, a finales de 2020.

 

 

 


 

 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password