[Reseña] «Mi amigo Enzo»: un auténtico Grand prix de emociones

Enzo es prácticamente un experto en las relaciones humanas, un conocedor del mundo de las carreras y un amante de la velocidad, los autos y las pistas. Claro, él no es un humano y pesar de haber nacido para eso nunca ha conducido un automóvil, Enzo es un perro, pero como descubriremos gracias a su cautivante relato, no es cualquier perro. Dirigida por Simon Curtis y protagonizada por Milo Ventimiglia (This is us), Amanda Seyfried (Querido John) y Kevin Costner en la voz del sabio y reflexivo Enzo, Mi amigo Enzo es la adaptación de la premiada novela de Garth Stein The art of racing in the rain.

La película cuenta la historia de Enzo y su familia de humanos, compuesta inicialmente solo por Denny (Milo Ventimiglia) y luego también por Eve (Amanda Seyfried), esposa de Denny y su hija Zoë. A través del relato de este sabio y filosófico perro se va narrando la vida desde que se encontró, siendo apenas un cachorro, por primera vez con Denny, un piloto de carreras, de quien Enzo obtendrá muchas enseñanzas sobre ese mundo, las cuales él cree, pueden aplicar a cada aspecto de la vida cotidiana. Hasta llegar a los últimos días de Enzo, tras una larga vida juntos que, a pesar de ser hermosa e inspiradora, no estuvo exenta de complicaciones y desafíos.

Como es de esperar, quien se roba la película es Enzo (como suele suceder cuando hay películas con animales). El cómo se plasma en pantalla la estrecha relación que se produce entre él y Denny, es un fiel reflejo de la incondicionalidad del amor que ellos sienten, en el cual más de algún(a) doglover se verá identificado(a), lo cual aporta bastante al componente emotivo que propone la cinta. Por otro lado, aún cuando la mayoría de los focos se van hacia Enzo, Milo Ventimiglia y Amanda Seyfried desempeñan de buena manera sus respectivos papeles, realizando una actuación que cumple con lo que la película necesita. Vale destacar también a Kevin Costner, quien da voz a Enzo en su idioma original.

La narrativa del film tiene altos y bajos. Durante el inicio, a pesar de mostrar muchos acontecimientos en un lapso de tiempo corto, no se profundiza demasiado en los hechos e incluso podría dar la impresión de volverse por lenta por momentos. Ahora bien, el relato de Enzo hace que esta parte sea más liviana y entretenida de seguir. Hacia la segunda mitad de la película se desarrolla mayormente el drama y las problemáticas a las que se ve enfrentada la familia humana de Enzo, allí la película se va tornando un poco más intensa y dinámica en cuanto a la historia. En síntesis, no es una película que resulte difícil de seguir, sobretodo con el carisma de Enzo, quien va narrando los acontecimientos desde su particular perspectiva. Además, resultan entretenidas dentro de la historia las alusiones al mundo tuerca gracias al vínculo de los personajes con las carreras automovilísticas, de hecho el propio Enzo lleva el nombre el legendario Enzo Ferrari, uno de los hombres más importantes en la historia del automovilismo.

En cuanto a la emocionalidad que transmite la película, como se alude en el título, esta es una verdadera carrera. Los minutos iniciales se asemejan a las primeras curvas, en las cuales se realiza el reconocimiento de la pista y se preparan para las siguientes vueltas, predomina un clima de relativa calma y la mayoría de los hechos son felices; se va preparando el terreno para lo que viene, que es mucho más intenso y dramático. Así, en la medida que se avanza, ese drama antes mencionado va en aumento, al igual que los pilotos van tomando velocidad, ciertas situaciones se van resolviendo entregando fuertes emociones al espectador. Ya acercándonos el final, tras las últimas vueltas cargadas de intensidad emocional, queda la sensación de terminar bien esta carrera y una percepción de un triunfo en lo global, a pesar de las dificultades enfrentadas durante ella.

Sobre eso, a través de la trayectoria de Denny como piloto, se va entregando un mensaje bastante positivo, sobre no renunciar a los sueños aún cuando se vean las cosas cuesta arriba y sobreponerse constantemente a la adversidad. Además, siguiendo la filosofía de Enzo, la vida en sí, es como una carrera y todo este aspecto motivacional que va planteando la película se extrapola a la vida del personaje de Milo Ventimiglia. Como Enzo diría, Denny debe enfrentar los problemas como el gran campeón de automovilismo que es, lo cual resulta ser un gran mensaje de motivación y esperanza para el espectador.

Mi amigo Enzo es un film emotivo, inspirador, tierno y entretenido, ideal para disfrutar en familia o con amigos, pero por sobretodo para doglovers. Así que ya sabes, si has tenido el privilegio de tener una relación tan sincera e incondicional como la de Enzo y Denny, no te puedes perder desde este 12 de septiembre en cines del país Mi amigo Enzo, y no olvides llevar pañuelos.

___

Por Alexander Carrasco Concha

 

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password