[Reseña] «Máquinas Mortales» – Londres es una ciudad sobre ruedas

Adaptación de la novela de Philip Reeve, este 3 de enero llegó a la cartera nacional Maquinas mortales, producción neozelandesa dirigida por Christian Rivers, con guion de Peter Jackson, Philippa Boyens y Fran Walsh, y protagonizada por Hugo Weaving y Hera Hilmar.

Maquinas mortales va acerca de una sociedad adaptada a vivir en ciudades sobre ruedas, luego de un cataclismo que acabó con la civilización tal como la vivimos hoy. De estas ciudades sobre ruedas, Londres es una de las más importantes y depreda a otras de menor envergadura para poder subsistir. En este contexto Tom, un joven aprendiz de historiador, se topará con una joven asesina, y juntos se enfrentarán a una gran aventura, tanto para salvar sus vidas, como para salvar a la humanidad.

 

De primeras, claramente Maquinas mortales es una historia muy llamativa. Un universo distópico que inmediatamente crea expectación por cómo se plantea: estamos miles de años en el futuro, y lo que hoy en día es un ícono pop, en Máquinas mortales se presenta como una pieza de museo arcaica, sin embargo, parece que los seres humanos siguen teniendo exactamente los mismo conflictos que hoy u hace 500 años atrás, y quizá, he aquí parte del algo que hace tambalear a esta superproducción.

Con un guión adaptado por un experimentado Peter Jackson (El señor de los anillos; El Hobbit) y acompañantes, se logra ciertamente una historia que tiene momentos que funcionan muy bien, y un arco dramático que también lo hace con soltura. El filme tiene buen ritmo, y avanza -aunque predeciblemente- hacia giros que van aportando tanta información como suspenso muy homogéneamente. Hasta acá, es una película que vale la pena, pero no sólo un buen guion consiste en una historia bien contada, sino que hay una parte igual de importante en los personajes, y lejos, este es el punto más cojo de Máquinas mortales: Tom, Hester y loa demás, son personajes tan insípidos y poco interesantes, que no importa mucho si logran o no sus objetivos dentro del universo exquisito y terrible en donde se mueven. Y es que, estos humanos que viven en un futuro tan lejano, son tratados -como personajes- de la misma manera que si vivieran hoy mismo. 

Ahora bien, formalmente Máquinas mortales está absolutamente bien lograda, destacando por sobre todo el trabajo de diseño de producción, el cual aporta de manera fundamental en la inmersión que como espectadores tenemos en este mundo post apocalíptico, donde las ciudades, cuales cruceros monstruosos se mueven entre explanadas áridas y desoladoras. También, en cuanto a efectos especiales, se sostiene bien, logrando hacer verosímil la gran cantidad de sucesos que hay en los 128 minutos que dura el metraje.

En resumen, sumando y restando, Máquinas mortales aporta con la dosis de aventura y puesta en escena que una película de su tipo necesita, y encontrará su público sin dudas, sólo que en ciertos aspectos deja una agridulce sensación de gusto a poco.

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password