[Reseña] «La Boda (Noces)»: Nada es justo, nunca ha existido eso

Aunque parezca curioso, La Boda es una película belga, rodada en Luxemburgo, hablada en francés y que nos cuenta la historia de una familia pakistaní.

Dirigida y escrita por Stephan Streker, es su tercer largometraje y fue presentada durante el 2016 en distintos festivales en Europa, La Boda llega a las salas de Arte de Cine Hoyts (o Cinépolis) y El Biógrafo. Narra la historia de la heroína trágica Zahira (Lina El Arabi), una adolescente de 18 años que debe lidiar con las tentaciones y educación occidental y las rígidas tradiciones de su familia de origen pakistaní. Desde un inicio la vemos envuelta en una situación extrema, donde expondrá en toda su dimensión (y crudeza) los conflictos internos respecto de aceptar las exigencias de sus padres, como un casamiento arreglado -muy común (casi obligatorio) en su religión- o el dar rienda suelta a sus deseos, su rebeldía y la búsqueda de un camino propio e independiente, en compañía de su mejor amiga o en un romance con un chico que no pertenece a su comunidad étnica.

La mirada de Streker es la de mostrar un drama social moderno presentando como víctimas a cada uno de los integrantes de la familia, pues de algún u otro modo, cargan el peso de la situación. Las decisiones de los padres y también la postura de su hermano que, desde un principio vemos como un confidente y cómplice, pero que termina siendo una especie de carcelero, forzándola a cumplir las “leyes de honor” al sentirse responsable por sobre las decisiones de su hermana. La Boda es una película que, con la vitalidad y determinación de esta mujer apenas adulta, nos conduce a un final aterrador. Lo importante aquí es la reflexión sobre el estricto cumplimiento que se le da a las religiones y las costumbres culturales, rompiendo los límites de cierta lógica (vistos desde una postura occidental, por supuesto), los sagrados vínculos familiares e incluso atentando contra el sentido de autoprotección.

La historia de esta película recomendada proviene de un hecho real que conmocionó a Bélgica, pero que tiene réplicas aun hoy en toda Europa y en los nuevos movimientos feministas que surgen en Latinoamérica.

___

Por Rena Rock


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password