[Reseña] «Jojo Rabbit»: Adolf, conejos y humor negro

Jojo Rabbit es una película de comedia negra de 2019, escrita y dirigida por Taika Waititi (sí, suena a trago con sombrillita), cuyo guion está basado en el libro Caging Skies de Christine Leunens. Es protagonizada por Roman Griffin Davis, Thomasin McKenzie, Taika Waititi, Rebel Wilson, Stephen Merchant, Alfie Allen, Sam Rockwell y Scarlett Johansson.

La premisa de Jojo Rabbit sigue la vida de un niño perteneciente a las juventudes hitlerianas, que vive en la Alemania nazi de finales de la II Guerra Mundial y que tiene como amigo imaginario a Adolf Hitler… Sí, tenemos que reiterar: es una comedia negra.

Es sabido que el tema puede ser delicado por lo sucedido en ese periodo, quizá no tanto en Chile -ya que tenemos nuestras propias preocupaciones- pero sí a nivel mundial. Sin embargo, Jojo Rabbit es una película que emplea recursos quizá ya vistos, ya que trata con (mucho) humor (negro) su tema central, convirtiendo a Hitler en un amigo imaginario, un bufón que logra la mayoría de las risas al momento de interactuar con nuestro pequeño protagonista Johannes, alias Jojo (Griffin Davis), que no quiere nada más que ser el amigo del Führer. En su búsqueda por convertirse en el más patriota y feroz asesino de judíos del país, inventa una versión de fantasía como una forma de guía, interpretada por el propio Waititi. Cuando Jojo descubre que su madre (Scarlett Johansson) ha estado ocultando en secreto a una niña judía (Thomasin McKenzie), se ve obligado a un acuerdo incómodo que lo obliga a guardar silencio sobre su existencia para proteger a su familia mientras la usa para aprender más sobre los “males del pueblo judío”.

Sin duda, una película con una idea como esta puede cargar con todo el riesgo de que algo salga mal. Sorpresivamente, ocurre todo lo contrario, ya que Jojo Rabbit ha recibido varios premios internacionales, fue nominada a dos Globos de Oro, incluida Mejor Película de Comedia y acaba de recibir cinco nominaciones para los premios Bafta.

Hay algunos momentos de complejidad limitada, especialmente con la madre que sabe que tiene que jugar en el equipo de los nazis a pesar de sus creencias personales. Es un acto de equilibrio delicado, que a regañadientes le permite a su hijo entrenar con ellos, incapaz de mostrar públicamente su repulsión, mientras desafía sutilmente su odiosa visión del mundo en casa. Jojo Rabbit es una película que está mayormente poblada por caricaturas, incluidas breves apariciones de Stephen Merchant, Rebel Wilson o el impecable Sam Rockwell, como un presumido capitán nazi, que más que miedo nos da risa y nos llama la atención cuando entra en escena gracias a sus interacciones con un mudo Alfie Allen, cuyo lenguaje corporal nos da todo el material que necesitamos. Y aunque pueda parecer un poco cliché, nos preguntamos ¿Waititi realmente necesita decirnos, en este momento en particular: “oye, había buenas personas en ambos lados”?

Es necesario destacar que en la película existe en un universo tan codificado por colores, al estilo de Wes Anderson, que el verdadero horror de la guerra siempre parece estar muy alejado. Se agradece de ante mano también, la banda sonora y el montaje de la película, ya que, con casi dos horas, no nos percatamos más que de la acción en pantalla.

Como dato a considerar, Jojo Rabbit ganó el premio de elección popular de este año en el festival de cine de Toronto, un premio que muchos consideran un gran predictor del éxito de los Oscar.

El estreno en nuestro país se espera para este 16 de enero.

___

Por Rena Rock

 

 


 

Comentarios de Facebook

Te Invito Al Cine673 Posts

Grandes espías

El precio de la verdad

Bloodshot

Presencias del mal

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password