[Reseña] “Amor sobre ruedas”: Una comedia de farsas, amor y otros infortunios

Películas de tinte sobre discapacidad en el cine podemos encontrar varias, que su argumento busque la emotividad y las lágrimas, la mayoría. Sin embargo, ahora desde Francia llega esta comedia -romántica- pero comedia. Protagonizada, escrita y dirigida por el actor Franck Dubosc, en compañía de Alexandra Lamy, Elsa Zilbestein y Gèrard Darmon.

Jocelyn, un exitoso y maduro donjuán que no tiene reparos en mentir para conseguir chicas, no duda en hacerse pasar por discapacitado cuando conoce a su sexy nueva vecina, quien al verlo sentado en la silla de ruedas de su madre, se presenta como cuidadora de personas con discapacidad. Lo que no espera, es que en vez de generar una nueva cita con la mentira, la vecina le presente a su encantadora hermana mayor, quien de verdad está en silla de ruedas.

El debut en dirección de Dubosc, presenta todos los arquetipos de una comedia romántica, en un guion a ratos funcional y bien logrado, como en otros irregular y tedioso. Jocelyn, su protagonista, a pesar de resultar un personaje bien formado, con la desafortunada presentación que tiene al comienzo del filme, no logra generar la empatía que necesita el arquetipo de “chico camino hacia el amor”. Florence (Lamy), siempre encantadora, juega un rol que da cierta estabilidad al relato, mientras que los secundarios Marie y Max (asistenta y amigo de Jocelyn, respectivamente) aportan el carisma y la chispa que hace correr los más de 100 minutos que dura Amor sobre ruedas.

En cuanto a los aspectos técnicos, la película cuenta con una puesta en escena bien lograda y bonita, al igual que su fotografía que le da un toque de pulcritud y cierta sobriedad que le hacen bastante bien. La banda sonora, a cargo de Sylvain Goldberg, Emilien Levistre y Xiaoxi Levistre aportan calidez al tono del relato, siendo usada tanto de manera diegética como extra-diegética.

Finalmente, lo más destacable del filme quizá resulte ser lo mismo que la hace tambalear en su argumento a momentos: el descaro para generar el tipo de humor con el que juega, desde lo misógino a lo ácido (buenísima la secuencia de Lourdes). No apto para moralistas.

___

Por Carla M. Basoalto

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password