[Reseña] “Cold war” – Amor y tiempos difíciles

Películas que cuentan historias de amor hay un sinfín, sin embargo, hoy por hoy, hacer que una historia de amor en pantalla grande funcione y resulte recordable es una ardua tarea. Y el director polaco Pawel Pawlikowski con su último filme titulado Cold war, sin duda lo logra.

El filme, con el cual Pawlikowski ganó el premio a mejor director en la pasada edición del Festival de Cannes, está protagonizado por los actores -también polacos- Joanna Kulig y Tomasz Kot, y cuenta la historia de una pareja: Viktor y Zula, un músico que trabaja para la Polonia stalinista y su alumna más brillante, quienes desde 1949 a 1964, estarán juntos y separados en una relación tan imposible de dejar ir como improbable de realizar plenamente.

Hay películas que su fuerte está en las historias, como también hay otras que están más allá de eso y su búsqueda está en el cómo contar la historia. Ciertamente, Cold war pertenece a este último tipo. Con un exquisito y pulcro blanco y negro, Pawlikowski presenta la historia de estos dos personajes y su volcánico amor. El trabajo fotográfico es lo primero que cautiva de este filme, cada plano que incluye el director en el metraje está tan bien compuesto, que ya en primera instancia es una experiencia placentera al espectador, y más allá de eso, lo monocromático, permite que sólo nos concentremos en lo importante: Viktor y Zula viviendo en los años en que los sigue la película (1949-1964) a través de los altibajos de su relación, a veces sintiéndose afortunados de estar juntos, en otras desconsolados por lo que están viviendo.

Por otro lado, el contexto -que da el título al filme- está bien logrado, dando un panorama de lo que sucedía en la Europa de la posguerra, teniendo escenario la historia de Zula y Viktor en Polonia, Alemania, Yugoslavia y Francia, mostrando tanto como era la vida en Europa occidental y del Este, y cómo además los personajes van afrontando la vida en ambos lados. Si bien Viktor parece contento al salir de Polonia y el estalinismo, hay algo que los llama a volver a casa, lo que seguramente les sucedió a miles de personas en aquellos años.

Finalmente, no cabe más que decir que Pawlikowski sigue firme en los términos estéticos que caracterizan su cine, y que Cold war es una experiencia más que recomendable para apreciar en pantalla grande. Tiene muchos aciertos, que más que nombrarlos aquí, hay que experimentarlos.

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password