“Pesadilla en el Infierno”: Terror que jugará con tu mente

Una casa alejada del pueblo, repleta de antigüedades, con un gran sótano y heredada de un pariente muerto, suena al ambiente típico para contar una historia de terror, incluso cae un poco en el cliché del género. No obstante “Pesadilla en el Infierno” dirigida y escrita por el director francés Pascal Laugier (Martyrs)  tiene algo más que entregar.

La película  inicia cuando las hermanas Vera y Beth Keller, interpretadas cuando niñas por Taylor Hickson y Emilia Jones respectivamente, se mudan con su madre Pauline (Mylene Farmer) a la antigua casa de su tía lejana que acaba de fallecer. La relación entre ellas no es de las mejores, debido a que sus personalidades son bastante opuestas, por un lado, la mayor Vera es una adolescente rebelde, que odia casi todo lo que tenga que ver con la “vida familiar”; mientras que Beth, tiene una personalidad bastante peculiar e introvertida, adora escribir historias de terror y es una gran admiradora de H.P. Lovecraft; además le gustan las antiguedades casi al punto de la obsesión,  lo cual es considerado bastante raro por su hermana, sin embargo, cuenta con el total apoyo de su madre, con quien tiene una muy buena relación, lo que produce celos en Vera, profundizando aún más su aversión hacia su hermana.

Todo marcha relativamente bien el dia de la mudanza, obviando los conflictos que la situación genera en Vera y el rechazo de ella a la nueva casa, hasta que irrumpen en la casa una pareja de psicópatas, quienes al parecer llevaban un rato ya siguiendolas y las atacan, quebrando la estabilidad psicológica y emocional de la familia.

Luego de esto, se muestra a una Beth ya adulta (Crystal Reed), despertando de una pesadilla en la que rememoraba los sucesos de aquella traumática noche de mudanza, su sueño de ser escritora se había cumplido, con varios libros superventas y una familia ideal, todo parece ir perfecto en su vida, hasta que recibe un llamado que sin duda logra sacudir lo más profundo de su ser, sacando a flote el trauma producido por aquel episodio de la noche de mudanza, el más difícil de su vida, mostrándonos que, aún cuando pareciera que lo que acabas de leer es una historia completa, en realidad solo es el inicio de algo todavía más complejo.

Sin duda, una de  las mayores virtudes de Pesadilla en el Infierno es el factor sorpresa, no profundizare mucho en este punto para no caer en spoilers, sin embargo, se puede decir que a pesar de utilizar muchos elementos clásicos de las películas de terror, hay ciertas secuencias que logran romper con el hilo conductor de la historia causando un gran impacto, contrarrestando lo que podría ser considerado como una de las pocas cosas negativas dentro de la cinta, que es la extensión de algunos pasajes durante el desarrollo de la historia, son estas rupturas las que contribuyen enormemente a que no te salgas de la historia y a crear la tensión que uno espera de este tipo de producciones, esa que te mantiene casi toda la película al borde de saltar ante la más mínima provocación.

Las actuaciones también son destacables, la transmisión del sufrimiento, el miedo y la desesperación por parte de las hermanas (tanto cuando niñas como de adultas) genera inmediatamente empatía en quien está observando, atrapandote en la trama; sumado a la atmósfera que se produce gracias al trabajo de los actores, en torno a la pareja de psicópatas antagonistas en esta historia, con referencias estéticas a carnavales y circos de fenómenos de antaño, violentos, sádicos y lo suficientemente bizarros para producir terror casi desde su primera aparición, lo que finalmente es lo que se busca en este tipo de películas.

En cuanto a aspectos técnicos Pesadilla en el Infierno se anota otro gran punto a favor, la dirección de fotografía, a cargo de Danny Nowak, denota un muy buen trabajo, logra sobresalir aún cuando utiliza recursos explotados en muchas otras cintas del género, como por ejemplo la paleta de colores utilizada o la iluminación tenue, sin duda estamos frente a un muy buen trabajo, lo cual se complementa casi a la perfección con la edición de sonido y la banda sonora de la película, pues logra captar y reflejar la esencia de cada situación de gran forma.

Por último destacar el trasfondo psicológico del terror presentado en la película mediante el cómo la mente humana busca protección y se defiende ante aquellos episodios traumáticos en la vida de las personas y las diferentes formas de superar estas situaciones, entregando características de thriller psicológico a la cinta, lo cual sin duda produce un perfecto equilibrio con ese terror y horror más crudo que aporta la violencia retratada la mayoría del tiempo de una forma bastante explícita y los atemorizantes antagonistas. Todo esto hace que Pesadilla en el Infierno sea una excelente opción para quienes disfrutan de las películas del género y por sobretodo de una historia bien contada, existe una gran posibilidad de que estemos frente a una de las mejores películas del año en cuanto a lo que terror refiere,y tú podrás verla a partir de este 12 de julio en los cines del país.

 

Por Alexander Carrasco


Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password