[Reseña] «Parasite»: ansiedad, humor negro y mucha, mucha tensión

Es febrero de 2020, y lamentablemente recién este mes llega a los cines chilenos Parasite. Y decimos lamentable porque, al ser tan tardío su estreno, muchos la vieron por vías que no son el cine y, sin duda alguna, es una película que se debe disfrutar cómodamente en una butaca frente a una pantalla grande.

Pues bien, Parasite es una película surcoreana que llega precedida por un recorrido por diversos festivales, donde triunfó en su mayoría, destacando: la Palma de Oro en Cannes 2019, mejor reparto en los SAG de este año, mejor película extranjera en los Globos de Oro, mejor guion en los BAFTA y 6 nominaciones a los Oscar -donde se incluye como candidata a la mejor película del año-. Sin duda no es una aparecida que llega a la cartelera porque sí.

Pero, ¿de qué trata?

Ahora podríamos comenzar a hablar de la película propiamente tal, sin embargo, hay una línea muy delgada entre lo que se puede contar y el spoiler, ya que es tanto lo que oculta la película que mientras menos información se tiene de ella es mejor para un mayor disfrute.

Dicho lo anterior, te contamos a grandes rasgos la sinopsis: un joven -parte de una familia de escasos recursos económicos- comienza a hacer clases particulares en una casa de clase acomodada y es allí donde ve la oportunidad de conseguir trabajo para el resto de su familia, ya que ninguno tiene trabajo estable. Para ello usará estrategias muy bien estudiadas y poco esperables para cumplir ese objetivo.

La cinta se vale de ese argumento para relatarnos una historia que revela la diferencia abismante entre dos clases sociales completamente opuestas. Y lo hace de una forma tan inteligente, que por momentos esto se olvida, dando lugar a secuencias que nos transmiten mucha ansiedad por querer saber qué ocurrirá.

Parasite coquetea con el drama y la comedia negra constantemente, mezclando siempre los elementos con los que juega con el espectador: provoca ansiedad, angustia e incluso temor. Y es que no se sabe hacia dónde se dirige, pero en el buen sentido, porque cada momento se disfruta a cabalidad: se comienza con una premisa muy sencilla, pero en cuanto los personajes nuevos van tomando protagonismo, todo se vuelve tensionante. Las sorpresas que nos entrega cumplen su cometido astutamente, generando un efecto de bola de nieve en crecimiento con los problemas que se van presentando.

Por otro lado, otro elemento a su favor son las actuaciones, donde nadie destaca individualmente, pero sí el conjunto destaca por su equilibrio y solidez, no por nada consiguieron el premio a mejor elenco en los últimos SAG.

En definitiva, Parasite es una película que en los primeros minutos parece liviana y sencilla; sin embargo, en la medida que avanza se van enmarañando elementos que la hacen adictiva al generar mucha ansiedad. Está llena de detalles que suman a la expectación y tensión. Es de aquellas películas de las que mientras menos se sepa, más se disfruta y que dejan un sabor de satisfacción. Su duración es de dos horas y doce minutos, pero al terminar se siente como si hubiesen pasado apenas treinta minutos.

Si bien es muy difícil que una película no estadounidense gane el premio a Mejor Película en los Oscar, indudablemente Parasite debería ser la triunfadora en la categoría de Mejor Película Extranjera.

___

Por Edison V. López


 

Comentarios de Facebook

Te Invito Al Cine673 Posts

Grandes espías

El precio de la verdad

Bloodshot

Presencias del mal

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password