«No se metan con mi vaca» (La Vache): Revisa nuestro comentario

El cine europeo nos otorga grandes momentos, los directores/guionistas/actores de Europa saben cómo hacer sentir cada cosa que vemos en arte, sea una horrible película de terror, como una hermosa comedia dramática. Los franceses jamás se quedarán atrás, sea en el género que quieran integrar, y el humor blanco, que muchas veces se piensa extinto, es el que empapa este film de humor ligero y ternura.

no-se-metan-con-mi-vaca-1

Fatah (Fatsah Bouyahmed) es un granjero de Argelia que ha soñado toda su vida con participar con Jacqueline (su vaca) en el Salón de Agricultura de París. Luego de recibir una invitación, viajará a Francia en barco y cruzará hasta París a pie, embarcándose en una gran aventura junto a su fiel Jacqueline.

Puede sonar un poco pomposo, y hasta ridículo, pero el viaje multicultural, el encuentro de Fatah que nunca había dejado su granja, para toparse con una atochada París moderna y todo lo que ello conlleva es una real gran aventura, tal vez mucho más grande que una aventura netamente salida de una novela de ficción, pues en muchos lugares del mundo así sucede, y esta súbita realidad es la que definitivamente te tendrá al borde del asiento, cruzando tus dedos porque Jacqueline y Fatah lleguen al Salón de Agricultura.

no-se-metan-con-mi-vaca-2

Fatsah Bouyahmed -realmente su nombre original y el del personaje no están tan alejados- es un actor increíble, tiene una inocencia enorme y un corazón gigante para este personaje que de seguro producirá una enorme ternura en el público, así también como la dócil Jacqueline, que, a pesar de ser una vaca -animalitos que no son muy pacíficos para tratar a un nivel así-, se deja fácilmente tratar, sobre todo por Fatah.

Los personajes segundarios también tienen su nivel de profundidad pero no prioritariamente. Es bueno tener a un actor connotado como Lambert Wilson (Matrix Recargado) y Jamel Debbouze (Amelie, Asterix y Obelix) quienes casi nunca tienen un papel primario pero son muy buenos en lo que hacen, y así también la notable presencia de la prensa francesa.

El humor que aborda el film, como mencionamos anteriormente es blanco, humor inocente que el día de hoy no se lleva mucho el aplauso del público, ni las risas, porque la gente es más liberal, más abierta y prefiere reír con insultos o con actos un poco más sucios de comedia sin escandalizarte, pero esta película sabe equiparar eso, y a pesar que hay un par de chistes que de seguro el director puso allí en auto referencia un tanto racista, el resto es pura aventura y humor sano.

no-se-metan-con-mi-vaca-4

La música y las piezas de arte e idiomas siempre hacen aparición en estas películas, en los detalles y el lleno de la escena de forma casi por inercia, cosa que en un film hollywoodense nunca se aprecia a ese modo, lo cual lo hace sentir muy hermoso.

No se metan con mi vaca es una película que vale la pena ver, solo por el valor de llenarse un poco de otra cultura, de liberarse de la pantalla grande como una atadura y verla como una ventana a otro lugar. Es un gran viaje que a pesar de su corta extensión de hora y media, te mantendrá en un humor muy ameno de forma inteligente e inocente. Notable film de Mohamed Hamidi, hermosa comedia cultural.

___

Por Rodrigo Carrasco

 

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password