“Niñas Araña”: Una realidad que superó la ficción

Si eres de aquellos que aún piensan que el cine chileno es malo, burdo y de mala calidad, te aconsejo que te hagas una maratón de las películas que se han lanzado en -al menos- los últimos cinco años; esas películas que han recorrido el mundo siendo reconocidas y premiadas en prestigiosos festivales y que con dificultad se han ganado un espacio en las salas de cine comercial. Y para finalizar, debes ver Niñas Araña, la nueva película de Guillermo Helo.

La película, inspirada en hechos reales y basada en la obra de teatro del mismo nombre, cuenta la historia de Avi (Michelle Mella), Cindy (Dominique Silva) y Estafany (Javiera Orellana), tres adolescentes de trece años de edad, que viven en una toma en la comuna de Peñalolén y que anhelan poder conseguir todas las comodidades y lujos que han visto en las revistas y en la televisión. Tras darse cuenta de que con un cambio de atuendo, y aprovechándose del cabello rubio de Avi, deciden inmiscuirse en el mundo de la alta sociedad, ingresando a edificios del “barrio alto” de Santiago y entrando a departamentos vacíos, para así robar y disfrutar de los lujos de los propietarios. Pero, ¿cómo se ganaron el título de arañitas? Debido a que para ingresar y escapar de los departamentos, escalaban por las afueras del edificio, a grandes alturas. Sí, incluso Cindy, que contaba con siete meses de embarazo.

Lo particular de esta película es la elección de su elenco principal, ya que para hacer más verosímil la construcción, tanto de la historia, como la de los personajes, se escogieron actrices no profesionales, quinceañeras (al momento del rodaje), aún estudiantes de enseñanza media.

Fue así como Javiera Orellana y Dominique Silva fueron seleccionadas para interpretar a Estefany y Cindy, respectivamente.

.

El resultado que se logró utilizando este sistema de casting fue acertado, ya que al ser una historia conocida por el espectador chileno, el poner actrices desconocidas ayuda a poner más énfasis en cómo se cuenta la historia a cómo está actuada. Lo que sí, lo único que logra ser un poco convincente es el tipo de habla de los personajes, mucho más coloquial, flaite, que pese a que sus impecables actuaciones logran opacar este detalle, en algunos momento la credibilidad de lo que se estaba viendo se veía afectada.

La historia de las arañitas, pese a que ya han pasado más de diez años desde que salió a luz, sigue siendo un remezón para una sociedad que aún está ciega ante este tipo de acontecimientos. Acá no estamos siendo testigos de unas niñas que buscaban robar solo para poder hacer daño y conseguir dinero fácil. Sí, robaban cosas cuando ingresaban a los departamentos, pero su principal objetivo era alejarse un momento de la realidad en la que vivían, alejarse de sus familias disfuncionales, de la pobreza, para vivir aunque sea un breve momento en una realidad ideal para ellas, a la que no han podido acceder porque la sociedad les impuso otra cosa.

Es atractivo y admirable lo que el cine chileno ha llegado a ser al día de hoy. Dejemos de ver películas llenas de product placement, donde las historias son vacías y repetitivas. Deleitémonos con películas como estas, en donde los planos son escogidos con delicadeza, donde la historia busca dejarte algo, no solamente sacarte un par de carcajadas; donde la iluminación y el sonido, que sabemos que son utilizados con tan poco cuidado, son pulcros y específicos. Niñas Araña llega al cine este jueves 18 de mayo a las principales salas del país. Dele una oportunidad, deje los prejuicios del cine chileno de lado y disfrute de una película de calidad.

___

Por Pamela Ramírez

 

 

 

 

Comentarios de Facebook

Pamela McCandless28 Posts

<p>Productora audiovisual. Amante del cine. Seriéfila.</p>

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password