“Monster Trucks”:Velocidad sobre cuatro tentáculos

Dirigida por Chris Wedge (La era del hielo, Epic: el reino secreto), y de la mano de Nickelodeon Movies, llega a las salas de cine Monster Trucks, la película que busca ser la nueva sensación entre el público infantil… pero que no lo logra de todos modos.

Tripp, interpretado por Lucas Till (X-Men: primera generación), es un adolescente que vive en un pueblo en los suburbios que pasa su tiempo libre intentando construir su propio monster truck. Tras un accidente en una perforación petrolera cercana al pueblo, se escapa una criatura gigante y  viscosa que se alimenta de petróleo y le encanta la velocidad. En su escape, llega a parar a donde trabaja Tripp, quien lo apoda “Creech” y permite que se instale dentro de su monster truck (ahora lo es literalmente). Junto con Meredith, amiga de Tripp e interpretada por Jane Levy (Suburgatory), se enteran de que la empresa petrolera está en busca de Creech y buscan destruir el lugar de donde salió, así que su misión ahora es devolverlo a su hogar.

La verdad es que no sé cuál es el afán que tienen las películas norteamericanas de tener personajes adolescentes interpretados por actores que están más cerca de los 30 que de cuando salieron del colegio. Y no es un recurso que se ocupe hace poco, porque ya incluso a finales de los 70 podemos verlo en películas como Grease, en donde dentro de su elenco “adolescente” se encontraban actores de casi 30 años. Esto solo ayuda a que la historia sea menos convincente y “realista” (dentro de la ficción, claro), para el público en general que va a ver esta película; esto choca aún más especialmente si uno de los amigos del protagonista de verdad es un adolescente y la diferencia de edad es demasiado notoria.

La película es livianita y baja en suspenso, nunca se tiene esa sensación de que el protagonista y sus compañeros no lograrán su propósito, porque de inmediato se les ocurren los plan B o aparece alguien que les solucionará su conflicto, por lo que nos deja sin muchas emociones y sin esas pequeñas intrigas que nos hacen querer ayudar a nuestros protagonistas. Sin embargo, posee un mensaje más para los adultos, ya que implícitamente nos habla de cómo las grandes empresas, con el poder que tienen, son capaces de destruir el medio ambiente y la biodiversidad de donde extraen sus materias primas para seguir funcionando.

Una película para niños, pero con un mensaje que busca llegar a todo el público.

___

Por Pamela Ramírez

 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password