“Milla 22: El Escape”: Wahlberg de regreso a la acción

Esta semana llega a los cines Milla 22: El escape, protagonizada por Mark Wahlberg y dirigida por Peter Berg, convirtiéndose esta en la cuarta película en la que ambos trabajan juntos. Laura Cohan, John Malkovich e Iko Uwais también forman parte del elenco.

Ha ocurrido un grave incidente: en Indonesia se han robado una gran cantidad de un compuesto radioactivo que puede ser mortal si es que llegan a ser utilizados. El equipo de la CIA que está en el país, encabezado por James Silva (Wahlberg), está trabajando para localizarlo y así evitar una catástrofe, pero no han tenido mucho éxito dadas las pistas erróneas que han seguido. Li Noor (Uwais) se presenta en la embajada para ofrecer la información necesaria para poder llevar a cabo la misión, esto a cambio de su extradición del país. La CIA considera esta opción, pero deberá enfrentarse al gobierno de Indonesia, ya que buscan a Li por espionaje, por lo que  deberán activar la operación Overwatch.

Milla 22: El escape tiene dos focos importantes por analizar: la aplicación del género y el argumento de la historia en sí. Al igual que en la mayoría de las películas de acción, al ser este el principal factor que lleva al público a las salas de cine, la línea narrativa a veces queda en segundo plano, haciéndonos olvidar qué se está contando, ya que nos dejamos llevar por las escenas de acción.

La película está llena de acción, desde la primera escena, en donde se presentan a los personajes y se conoce cuál es el oficio que ejercen y cómo hacen su trabajo, se muestran secuencias coreográficas y muy bien hechas de peleas, disparos y explosiones. Pero, a veces, estas escenas se extienden más de lo necesario, y pese a que para quienes siguen el género estarán fascinados con lo que ven, llega un momento en el que quieres que la película siga avanzando y no se quede en un enfrentamiento eterno.

Por otro lado, el argumento de la película que se nos presenta es muy interesante, pero que no se desarrolla en su totalidad y se le podría haber sacado mayor provecho a eso. En el comienzo de la película, acompañado de los créditos iniciales, se cuenta el backstory del personaje principal, cuyo fin parece ser justificar su carácter y una de sus manías. Pasa lo mismo con el personaje que interpreta Cohan, se conoce un poco de su situación familiar, pero no se profundiza más; de los demás personajes prácticamente no sabemos nada, solo de sus acciones en el presente. Y sí, quizá no sea necesario saber más en esta clase de películas, pero conocer un poco más sobre los personajes ayuda a darles más forma y poder así conectar más con ellos.

Al terminar la película, se presume que se tendrá una segunda parte, ya que el final queda abierto. Esperemos que de ser así se logren cerrar todos los puntos que quedaron abiertos y se resuelvan las interrogantes sobre qué sucedió con algunos personajes.

___

Por Pamela Ramírez

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password