“La La Land: Ciudad de Sueños”: Una crítica musical en todos los tonos y colores

Es muy complicado abordar una trama cuando la música te limita tanto a las acciones y determinaciones de las escenas –y, siendo subjetivo, no me gustan para nada los musicales, o son muy pocos-, pero los sonidos juegan un papel muy grande e importante, sin distracciones, cuando están en manos de Damien Chazelle, director a su vez de Whiplash, una cinta connotada por su pasión y fuerza con respecto a la historia principal, cosa que no se opaca en La La Land, historia que abordaremos a continuación.

Mia (Emma Stone) es una chica que busca triunfar como actriz en Los Ángeles, mientras que por otro lado, Sebastian (Ryan Gosling) es un pianista que quiere poner un club y hacer que la gente se re enamore del jazz, luego de encontrarse ambos vivirán una aventura que los hará repensar sus vidas.

En primera instancia, la película es una gran crítica a la sociedad actual, a cómo trata de enseñarnos que a pesar de que soñamos mucho y nos esforzamos demasiado, a veces hay precios que pagar, que nada es como lo pintan en la pantalla, eso es un gran avance para una película que comienza pintando todo –y en general hace todo– llenando de colores y bonitas canciones la pantalla.

A Emma Stone hay que destacar por sobre el resto, es excelente, una interpretación más que impecable en todos los sentidos: entretenida, carismática, dramática, bella. Todo lo que se espera de su interpretación y mucho más, pero a veces se siente que por sobre Gosling, ella es el personaje principal y Gosling es un serio aditamento, ya que desde el inicio la seguimos más a ella en su aventura que a Gosling, que no tiene mucho que decir.

Gosling cumple su propósito en la película, nunca lo he visto para que no sirva de perdedor carismático, que las cosas le salgan mal saliéndole bien. Muy buena actuación.

La ambientación es sencillamente increíble, desde las coreografías en general, el uso de las luces, las escenas sin cortes en absoluto, la música por sobre toda las cosas sin descuidar la importancia de la historia hasta los detalles sobrenaturales que abundan en el romanticismo del amor de este tipo de obras musicales. Todo en extremo muy bien puesto y formado para darle todo el tono a la película. La dirección de la película en general es excelente, la edición, y la temática que va desde lo más luminoso y colorido a lo más gris.

La La Land: Ciudad de sueños es una película excelente, fuera de tener un lado musical realmente bello y bien montado e interpretado. Como dato aparte, o por si se lo preguntan, Ryan Gosling aprendió cada parte que se interpretó en piano, no hay dobles ni de manos ni efectos visuales para ello…

No vayan con pareja, a menos que sea de años, tal vez sufran demasiado o la disfruten, quien sabe qué sentimientos evoque en cada quien.

Recomendable para todos, muy linda película y bien aterrizada para ser un musical.

___

Por Rodrigo Carrasco

 

 

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password