«Guardianes»: Porque en Rusia también tienen superhéroes

En al menos los últimos diez años, las películas de superhéroes han acaparado las carteleras de los cines, estrenándose anualmente sobre cuatro películas de esta categoría. Estamos acostumbrados a asociar las películas de superhéroes con Marvel y DC, conocemos los personajes que aparecen en cada película y también a quienes aparecerán en los próximos estrenos; no nos parece extraño que la mayoría de estos personajes sean norteamericanos y, por ende, las tramas se desarrollen en las grandes ciudades de Estados Unidos (con excepciones, claramente). Pero quién iba a pensar que Rusia también tiene superhéroes, que es lo que llegará esta semana a los cines del país: Guardianes.

La película cuenta cómo durante la Guerra Fría, una organización conocida como «Patriotas» experimenta con cuatro individuos, quienes adquirieren poderes a través de la modificación de su ADN con la intención de ocuparlos para defender el país tras cualquier posible amenaza. Pero en la actualidad, tras un accidente en el laboratorio de esta organización, uno de los científicos se ve expuesto, modificando también su ADN y adquiriendo una serie de poderes. En busca de más poder, empieza a causar estragos en la ciudad. Así, los Guardianes son contactados por las máximas autoridades de Rusia para ir en su contra.

Si tengo que asociar esta película con alguna ya conocida de este estilo, podría decir que es una mezcla entre Los 4 Fantásticos y X-Men, ya que entre los guardianes encontramos a un hombre que se puede transformar en oso, otro que posee gran velocidad, otro que tiene el poder de controlar elementos terrestres y una mujer que puede volverse invisible.

Ahora, la película falla en varios puntos. De partida, la historia en sí no es muy original y no se desarrolla de una manera muy convincente; por ejemplo, la pelea central pasa en Moscú, a plena luz del día, y no se ve ningún ciudadano por las calles. Por otro lado, las actuaciones dejan mucho que desear, lo que va muy ligado a cómo están construidos los personajes, de manera muy débil y poco convincente. Los efectos especiales podrían ser mucho mejor, ya que ayudarían a darle más estabilidad a la película.

De todos modos, es admirable el trabajo por el cual el cine ruso se está arriesgando. Si bien no es lo mejor que se ha visto en películas de superhéroes, tomar la decisión de empezar a indagar en este tipo de cine da pie para seguir avanzando y mejorando a medida que vayan tomando más práctica. Además, también hay películas norteamericanas de superhéroes que han fallado en grande, lo que podría considerase que es peor, debido a que ya tienen más conocimiento en este terreno.

Muy al estilo Marvel, la película cuenta con una escena post-créditos, la cual da pie para la posible segunda parte de Guardianes. De ser así, esperemos ver un mayor crecimiento en este equipo, tanto de producción, como el elenco, que no se queden estancados y puedan progresar en este tipo de cine.

___

Por Pamela Ramírez

 

 

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password