“Extraordinario”: ser diferente también es bueno

Basada en la novela bestseller del New York Times, llega Extraordinario (Wonder), donde un chico les enseñará a todos a abrir su corazón y sacar lo mejor de ellos mismos.

Auggie Pullman, interpretado por Jacob Tremblay, premiado por su papel en Room (La Habitación) protagoniza esta historia, donde él mismo nos cuenta su complicada vida. Auggie nació con el Síndrome de Treacher Collins, un trastorno genético caracterizado por malformaciones craneofaciales que lo han de someterse a varias intervenciones quirúrgicas para poder verse “normal” pero sin grandes resultados. Debido a esto siempre ha estado en casa recibiendo clases particulares por parte de su madre Isabel (Julia Roberts), pero ahora deberá enfrentarse a un nuevo mundo y asistir a clases como todos los demás niños y con el apoyo incondicional de su padre Nate (Owen Wilson) y su hermana Olivia (Izabela Vidovic) atravesará una desconocida etapa en su vida, sobrevivir a la vida escolar.

Todo comienza con un carismático director de escuela que les ha pedido a tres chicos de la clase que le den un recorrido a Auggie por las instalaciones y lo ambienten a su nuevo entorno. Es aquí donde enfrenta a una realidad donde la discriminación y el bullying es más duro de lo que esperaba.

Extraordinario podría parecer a primera vista como una película más sobre el debatido tema de la inclusión, el repetitivo tópico de no hacer diferencias con los niños con discapacidades, la batalla contra el abuso escolar y el respeto, pero nos muestra lo que no es evidente, abriendo la historia de la familia y cómo lo sobrellevan. No es solo la historia del niño que lleva una vida difícil por ser diferente, sino también cómo su entorno se ve afectado para bien y para mal. Algunos olvidados por ser “normales”, otros con problemas de pérdida de identidad, el desgaste físico y psicológico, lo que se pierde de la vida por entregársela a otro.

El libro y la película relatan las versiones de cada uno de los personajes, donde vemos las alegrías y dificultades de todos ellos, su perspectiva, donde Auggie no es el centro del universo, donde todos tienen una vida de la que hacerse cargo. Donde el sobresalir no es del todo malo, donde se valoran la inteligencia y la astucia. Donde las personas mayores aportan lo negativo más de lo que uno imagina y cómo la discriminación traspasa generaciones.

La actuación de Jacob Tremblay impresiona y torna cada momento más real. El chico utiliza un maquillaje perfecto donde se destaca su enorme realismo. Gracias a esta caracterización la historia convence, conmueve y destaca junto al papel de madre entregada de Julia Roberts que enternece en cada momento.

La cinta proyecta compañerismo, valores, relaciones entre personas que pueden mostrar muchas veces que algo “malo” puede sacar lo mejor de ti en momentos difíciles, pero también aclara que, aunque todos enfrentamos la vida a nuestro propio ritmo, el mundo es igual de difícil para todos.

___

Por Carla Salinas


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password