[Reseña] «Las Hijas del Fuego»: una travesía poética y crítica del porno

La directora de cine argentina, Albertina Carri, quien se caracteriza por llevar a la pantalla grande cortos o largometrajes de carácter sexual pero críticos en su discurso, quiso apostar por crear y dirigir Las Hijas del Fuego. Película que en palabras de ella, planeaba hacerla hace 19 años, poco después de su cortometraje Barbie También Puede Estar Triste, protagonizado por muñecas y muñecos en stop motion con contenido porno.

Las Hijas del Fuego, es encabezada sólo por mujeres que se van conociendo al momento que dos de las protagonistas que son pareja, deciden inmiscuirse en un viaje. A medida que avanzan se cruzan con mujeres, generándose una conexión sexual casi instantánea.

En el filme vemos sexo explícito, los planos muestran detalladamente la masturbación femenina y la estimulación sexual entre ellas. Tríos y orgías es posible ver en Las Hijas del Fuego, pero donde los cuerpos exhibidos son comunes, no vemos cuerpos que son posibles apreciar en el porno de la industria de la pornografía.

Aquí hay porno, con cuerpos distintos, relaciones sexuales sólo entre mujeres que se escuchan y donde una de las protagonistas va narrando en voz en off la comprensión cultural de los cuerpos de las mujeres, cuestiona esa mirada posesiva de entender el cuerpo de ellas  como territorio y objeto.

Esta película busca romper eso, invita a cambiar ese paradigma y contemplar el cuerpo desde otra perspectiva, menos capitalista en el sentido de erradicar la visión del cuerpo como posesión. Y donde en las actuaciones vemos el compromiso responsable por parte de sus actrices.

Es por eso que este filme tiene un carácter más bien contemplativo, por lo que hay que tenerle paciencia. Y para comprenderlo más, hay que estar pendiente del discurso en off,  en conjunto con las imágenes, para cohesionar el mensaje poético, político y crítico que expone Albertina Carri.

Las Hijas del Fuego apela totalmente a lo perceptivo, desde los sentidos como el ver y escuchar para así analizar. Invita a ver y sentir el goce sexual entre las protagonistas, identificar esa complicidad y consenso por el placer mutuo o grupal a través del erotismo con bondage y Shibari (atadura en japonés).

Además del auto-placer o goce a través de la masturbación. Es sentir esa libertad de satisfacerse con quien desees o de la satisfacción propia, sin cuestionamientos o imposiciones. El no restringirse por el prejuicio de la cultura machista.

La película ya está en la cartelera de los cines alternativos del país por si te llaman la atención estas temáticas o si es que quieres descubrir y comprender nuevas perspectivas del cine con carácter más independiente.

___

Por Constanza Yáñez Coñoepán

Puedes ver el tráiler aquí:

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password