Blade Runner 2049: Ver para creer

Hollywood se caracteriza por ser una industria que sabe movernos por mundos utópicos y distópicos, mundos de ensueño y pesadillas hechas imagen. Sus años de circo le han permitido ser el referente cinematográfico -más allá del muy buen cine que se hace en otras partes del globo, incluido Chile-, pero sus años de circo también le permiten ser el creador de lo mejor y de lo peor de una industria que siempre está en constante actualización, ya sea para cautivar a sus espectadores como para poder hablarnos de lo que sus creadores albergan en lo más profundo de sus pensamientos. Pero, todo sea dicho, cuando Hollywood decide hacer bien las cosas, se agradece.

Un verdadero visionario

Se hizo costumbre durante un tiempo que a muchos directores se les ponía el apellido de visionarios, basados quizás en que parámetro. Pero si existe un director actual que su creativa visual, su construcción del relato, su visión de los personajes, su uso de los elementos y la demostración de ser una real punta de lanza para este arte comunitario, ese es Denis Villenueve. Este director de origen canadiense ya tiene 12 producciones a su haber, pero su resonancia mundial ha estado de la mano de las últimas 5 que han estado ligadas a Hollywood, partiendo con “La sospecha” (Prisoners, 2013) una película llena de claves, giros de guion y un suspenso trabajado de una manera excepcional. De ahí en más solo ha subido en intensidad y se agradece que los productores norteamericanos (que suelen tener la mala costumbre de quemar a los directores extranjeros donde buscan el beneficio económico) han respetado su visión y le han dado “carta blanca” para construir sus historias y llevar adelante producciones que mantienen el interés desde el minuto uno hasta los créditos finales. Con su penúltima producción “La llegada” (Arrival, 2016) demostró que la ciencia ficción es un género que se le da bastante bien y que el director no pierde su pulso, aunque sea una producción más grande. De esta manera es que nos encontramos con Blade Runner 2049.

 40 años después

Entrando ya en materia fílmica, lo primero que les podemos decir es que procuren solo acercarse al tráiler (el cual adjuntamos más abajo) y que eso sea todo lo que anticipen del film. Nada más de información. De otra manera, matarán cualquier atisbo de emoción que les puede entregar una pieza cinematográfica llena de simbolismos, de imágenes visualmente poderosas, de un respeto tal por la obra original que todo nos rememora al gran clásico de inicio de los ochenta, pero (y muchas gracias por ese pero), que respira vida propia. Nada de refritos esperando simpatizar con el espectador amante de Blade Runner (sí, te hablamos a ti Star Wars). Por el contrario, nos encontramos con una película que sabe continuar la historia, una segunda parte que sabe lo que debe mantener y que cosas deben cambiar para expandir ese mundo descubierto a los ojos de Harrison Ford y su Detective Deckard. Blade Runner 2049  es un film noir que respira cine por todos lados, respetando el género y usando todos los códigos de los viejos clásicos detectivescos. Esto gracias a un entregado Ryan Gosling, que al igual que la película en su totalidad, respeta lo dejado por el detective Deckard, pero le agrega elementos de su propia cosecha y tenemos la construcción de un gran personaje que no abandonamos en ningún momento.

Ahora, cabe decir, que Blade Runner 2049 demuestra que Villenueve era el director que esta secuela estaba esperando. Muchas fueron las intenciones de haber hecho esta película antes, pero menos mal que se esperó y nos encontramos con una obra maestra de la época actual que fluye como todas estas obras deberían ser; con un ritmo y una pausa que le permite a cada minuto ser aprovechado al máximo por todo el equipo, desde la gloriosa fotografía hasta esa música que sabe actualizarse pero que no olvida esas notas maestras creadas por Vangelis hace más de 35 años. ¿Qué queda para el espectador?, solo disfrutar aprovechando ese amor que entrega el director y su equipo por esta obra, que fácilmente podría quedar como un clásico para generaciones futuras y que a su vez nos enseña como deberían ser las segundas partes, secuelas, o reinicios.

¿Es un amante de Blade Runner?, esta la amará. ¿No le gusta Blade Runner?, con esto lo pensará de nuevo; porque Blade Runner 2049  también sabe hablarle a las nuevas generaciones y demostrar como es realmente el CINE (así, con mayúsculas). Vaya a disfrutarla en pantalla gigante, no se arrepentirá.


Enzo Destefani Espinosa

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password