«Anne With an E», la pequeña pelirroja que encantó a Netflix

“Ana de las Tejas Verdes” es la nueva adaptación de Netflix basada en el libro del mismo nombre: Anne of Green Gables, escrito por Lucy Maud Montgomery, publicado en 1908. A pesar de ser una obra escrita para un público más infantil, la serie conecta con el género más adulto, logrando en 7 episodios de no más de 45 minutos (salvo el capítulo 1, de 1 hora y 24 minutos) atrapar al espectador.

Anne Shirley es una niña de trece años que ha vivido entre hogares temporales y orfanatos, experimentando una vida llena de trabajo, carencias afectivas y bullying, pero todo cambia cuando se recibe una petición de adopción y Anne es enviada a Green Gables, Avonlea, su “nuevo hogar”.

Marilla y Matthew Cuthbert, son los hermanos que requirieron un chico huérfano al orfanato, para que así ayude en su granja, pero ¡qué sorpresa es la de Matthew al encontrarse con una pequeña en vez de un niño! Anne, quien tiene una imaginación y vocabulario voraz, encanta desde un comienzo su corazón, pero Marilla, su hermana, se muestra reticente, ya que ellos necesitaban un varón, y no una niña; para ella es una pérdida más que una ganancia. Pero Anne logra cambiar el curso de los hechos a su favor, y conquista no solo a Marilla, sino a todo un pueblo, quienes de a poco van conociendo su particular carácter y gran corazón.

“Anne with an E” puede ser una serie común a simple vista, lo cual no es así, está cargada de lucha, ambición, drama, alegrías y tristezas, nos conecta con pleno siglo XX, donde el papel de la mujer era netamente doméstico. Anne es el ejemplo de los cambios que se representan en ese tiempo, es demasiado inteligente e imaginativa para quedarse rezagada en casa. Asiste por primera vez a la escuela, hace nuevos amigos, ayuda a quienes lo necesitan y le enseña a Marilla y a todas las chicas, que ellas son capaces de hacer muchas cosas: escribir, leer, amar, pensar. Los personajes “secundarios” se roban la pantalla en más de un episodio; Marilla, con su carácter fuerte y autoritario, nos romperá el corazón en más de una ocasión, demostrando que muchas veces tomamos decisiones en beneficio de la familia, aplazando nuestra propia felicidad; y Matthew, el dulce y buen Matthew se encargará de persuadir sutilmente no solo las decisiones de su fuerte hermana, sino también las de Anne, quien a veces desata su ira contra un mundo que no la entiende, pero que poco a poco va abriéndose paso y formando hermosos lazos de amistad, siendo Diana Barry, la hija de una de las familias más acomodadas de la zona, su primera amiga y confidente; y no olvidemos al mejor chico de la clase, Gilbert Blythe, su mayor competencia académica en la escuela; y con quien mantendrá una sutil relación de rivalidad y quizás… ¿amor?

La pequeña Anne, con su personalidad y carisma encantará a quien la vea; logra enseñarnos no solo lo difícil que es la vida, sino también lo maravillosa que puede ser si somos capaces de luchar por encontrar la felicidad y el amor; y no solo ella, el elenco completo realiza un excelente trabajo; las emociones traspasan la pantalla, la música instrumental en conjunto con sus interpretaciones y escenografía, crean un balance excelente que atrapa a quien la vea, dejando una gran incertidumbre en el último episodio de la temporada, y esperando la confirmación para una próxima, ya que para mala suerte de sus seguidores, Netflix aún no confirma su continuación, pero deja muchos detalles abiertos que dan pie para una segunda temporada con muchas más aventuras en la vida de Anne y compañía.

 

___

Por Victoria Moya Suarez

 

 

 


 

Comentarios de Facebook

0 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password